-el arte de vivir- LA VIDA DE OTROS

Moises de las Heras

09/07/2016

Total de lecturas: 1,110 

VIDADEOTROSA medida que cumplimos años, vamos agotando fuerzas. No es un agotamiento psicológico, sino moral. Y no es que la moral se relaje, aunque todo se ve más relativo. Ocurre que ese relativismo nos hace pensar que nada tiene demasiada importancia y los músculos, que antes se tensaban para lograr triunfos, van perdiendo fuelle. Los logros, si han llegado, no eran tan fantásticos y los fracasos tampoco son tan tremendos. No nos merece la pena tal vez seguir la lucha, sin que esto implique el desánimo, y ese “no valer la pena” nos hace perder tensión. Nos volvemos perezosos, los alicientes vitales disminuyen. No es cansancio psicológico, ya digo, sino moral. El cansancio moral afecta a la filosofía de vida, no a los resortes de optimismo o frustración. Tal vez hayamos alcanzado el éxito, pero ahora los vemos vanos, insuficientes, mediocres. Hay una diferencia entre filosofía y psicología. Lo psicológico afecta a la adaptación a “lo dado”. Lo filosófico se pregunta por “lo dado”, qué hacemos en el mundo, para qué estamos. Lo psicológico no se plantea destinos ni sentidos vitales, es pragmático. Lo psicológico huye de todo juicio, piensa en el individuo y su actitud, depreciando el valor categórico de la cosa en sí. Lo filosófico pretende entender más allá del individuo. Lo psicológico no cree en la realidad más allá del yo. Lo filosófico afecta a lo universal.

El cansancio filosófico no consiste en luchar por ser felices (psicología) sino en encontrar el qué profundo, que lo psicológico desatiende. Lo psicológico es funcional y para él toda opción es gratuita, salvo que sirva para fines de felicidad. Por eso el cansancio filosófico es insalvable y el psicológico no. Acaso no lo sientan los que logran sostenerse en el flujo superficial de vivir al día en la realidad ofrecida, mostrada o los fanáticos de la secta de la autoayuda. Los que hemos batallado siempre desde el fondo, lo llevamos más crudo con los años.
Publicado en prensa de papel (La Voz del Tajo-

 

Algo que se detecta con los años es la influencia de los “otros” en nuestras decisiones. Cuando somos jóvenes pensamos que elegimos, pero con el tiempo comprendemos que unas veces elegimos, otras la vida elige por ti y otras son “los otros” quienes eligen, al influirnos. Lo que los otros hacen “es mejor”, es popularmente bueno, y nos encamina muchas veces. Así, construimos un mundo que no es nuestro para evitar que pese en nuestras frustraciones mañana si no lo probamos. Siempre hay
que renunciar, pero procuramos no renunciar a lo que todo el mundo elige para asegurarnos de acertar, aunque no nos guste. Idealizamos la vida de los otros y si finalmente hacemos otra cosa, renunciamos a esa vida ajena por prioridad, no por desprecio.

Si eres listo, renunciarás definitivamente, pero si te dejas llevar por el prestigio de lo que “los otros viven”, la vida te pasará factura.

Pero incluso acertando, esas pequeñas o grandes renuncias siempre serán un lastre, un mundo negado y apasionante. Y si con los años caes en la tentación de recuperarlos…

Ninguna decisión es limpia, ninguna elección perfecta, todas están contaminadas de insatisfacción. Recuperar el tiempo perdido, saldar deudas son tentaciones peligrosas, porque si intentamos cerrar heridas vemos que nunca se cierran, que el dolor que causaron es incurable y no valen ya compensaciones. La tentación de lanzarte al agua cuando han vaciado la piscina es mucha, pero la factura es mayor.

No somos patéticos por ello, son padecimientos normales de lo humano. Aceptar nuestras limitaciones es una dolorosa tarea. El agotamiento, del que hablé ayer, se produce cuando llevamos aceptando mucho tiempo. Ya no deseamos, simplemente nos agotamos de aceptar. Por eso se tambalean las estructuras filosóficas, se relativizan ante una “verdad” mayoritaria. Dudamos de haber acertado en la vida con una especie de culpa, contradicción y rabia, con la sospecha de que no hicimos lo correcto, pese a que sabemos que lo hicimos.

Publicado en prensa de papel (La Voz del Tajo- Talavera de la Reina) el 16 de diciembre de 2014)de la Reina) el 9 de diciembre de 2014)

Y no te olvides de seguirme en mis redes sociales

Sígueme en Twitter logo-twitter

@Moisesherasfdez

logo-facebookSígueme en Facebook http://facebook.com/moisesdelasherasfdezlluviaenelmar

Sígueme en Instagram moisesdelasherasfdez

Puedes adquirir mi libro Sueñomatografía en… Adarve editorial

o bien en Amazon

Mi libro de cuentos a 1,89 en Amazon Compra el libro de Moises de las Heras en Amazon

Compra la novela de Moises de las Heraslogo-youtubeVisita mi CANAL DE AUDIOLIBROS gratuitos

Suscríbete a mis canales de Ivoox. logo-ivooxTe lo podrás descargar todo gratis.

Canal de teatro de ivooxCanal de poemas de ivoox ,

Canal de relatos terror y ciencia ficción de ivoox

otros canales. El Cantar de Mío Cid o La Celestina completo en audiolibro.

Tambien en Spotify, logo-spotify relatos de terror, misterio, cfi , poemasrelatos clásicos

¿Te ha gustado este artículo?

¡NO OLVIDES SEGUIRME EN MIS REDES SOCIALES!

Compra la novela de Moises de las Heras

Puedes adquirirlo en:

Compra el libro de Moises de las Heras en Amazon

 

 

 

 

 

 

 

Puedes adquirir mi libro de cuentos en Amazon

  • Canal de audiolibros gratuitos en YouTube: VISITAR
  • Canal de teatro de Ivoox: VISITAR
  • Canal de poemas de Ivoox: VISITAR
  • Canal de relatos de terror y ciencia ficción de Ivoox: VISITAR
  • Canal “El Cantar de Mío Cid” audiolibro completo en Ivoox: VISITAR
  • Canal “La Celestina” audiolibro completo en Ivoox: VISITAR

¡TAMBIÉN EN SPOTIFY!

  • Canal en Spotify de relatos de terror, misterio y ciencia ficción: VISITAR
  • Canal en Spotify de poemas: VISITAR
  • Canal en Spotify de relatos clásicos: VISITAR

Puede que también te interese…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CATEGORÍAS:

ÚLTIMAS ENTRADAS:

¡SUSCRÍBETE!

Recibe los nuevos artículos directamente en tu correo: