a
a
HomeCríticaMI PLANTA DE NARANJA LIMA, José Mauro de Vasconcelos

MI PLANTA DE NARANJA LIMA, José Mauro de Vasconcelos

dibujo de planta verde oscura con frutos rojos y silueta verde oscura de niño cogiendo un fruto, fondo verde claro, para crítica de la novela mi planta de naranja lima,

Mi planta de naranja lima es una de las novelas que en estas navidades aconsejo como lectura para jóvenes. A lo largo de estas semanas, recomendará otras obras. Al final del artículo tenéis más recomendaciones.

EL TEMA Y EL AIRE de Mi Planta de naranja lima.

Mi planta de naranja lima bebe de las fuentes de la picaresca componiendo un personaje, un niño pobre que intenta salir de su pobreza. Pero en el lugar de armar la marimorena, ponerse al servicio de un ciego, robar o meterse en los líos de barrios bajos como Oliver Twist, Vasconcelos afronta la picaresca desde la ternura y un orballo nostálgico.

PSICOLOGÍA DEL PERSONAJE

José Mauro de Vasconcelos, escritor, autor de la novela mi planta de naranja limaPor supuesto, el niño vive aventuras, aventuras pícaras, pero son suaves y sin mala intención. Enseguida, muestra una actitud débil, de arrepentimiento, de miedo, se asusta como un niño de apenas seis años que es, cuando comete una trastada y piensa que le van a castigar. Tiene apuntes de gamberro pero no llega a ser un perverso. Se esconde, por ejemplo, en un cubo de ropa cuando teme haber contribuido a un posible aborto de una señora a la que le hace una broma con un calcetín, haciéndole creer que es un una serpiente.

UNA BUENA PERSONA METIDA A PÍCARO.

El protagonista es Zezé, un niño que ama de manera blanda a su hermano menor. Revela así una forma de ser débil y en exceso hipersensible. Así lo confiesa al final de la obra el propio Vasconcelos. El tema de la novela es la ternura.

La obra, en principio, es está concebida a modo de pequeños acontecimientos de traza irregular. Son anécdotas sueltas, aventuras que va viviendo en el seno en una familia con problemas y en un barrio marginal donde distintos personajes van interviniendo, junto a su hermana, su hermano, otros hermanos, y también elementos físicos como el tranvía, otros adultos, etc…

EL PADRE

porta da de la novela mi planta de naranja lima, con foto de dos niños, uno hablándole al oído a otroEl punto de referencia es el padre en paro, cuya situación económica le desespera y afecta al trato con el menor y con el resto de la familia. Es quizá lo más destacable de la obra, lo que provoca que el niño huya a su mundo mágico.

LA FINALIDAD DE LA OBRA.

La novela sólo es una sucesión de momentos sin destino ni objetivo, que crean un ambiente triste y cargada de frases hermosas. Matar a una persona es olvidarla… y similares. Todo es tierno, tal vez demsiado tierno y eso hace en ocasiones que las aventuras no son muy vistosas (salvo alguna que otra).
Pero cuando el padre, hacia el tercer tercio de la novela, arremete contra el hijo y le pega una paliza, producto más bien de su desesperación por su pobreza que de la maldad del niño, nos damos cuenta de que la obra se encaminaba algún lugar. Educación, marginalidad y niños. Hasta entonces asistíamos a una serie de cuentos irregulares con factura diversa. Poco a poco nos vamos dando cuenta de la denuncia que encierra.

LA DENUNCIA SOCIAL

Si en el Lazarillo de Tormes se intenta denunciar una sociedad concreta y esto unifica la aventura en una gran idea, en un concepto que constituye la amalgama, en “Mi planta de naranja lima” la denuncia de es hacia un entorno general pobre y brasileño pero la acusación no es dura ni visceral, está llena de humanidad, una humanidad que se come la fuerza de la denuncia. Es una denuncia humana, im0plícita. Se acusa a la sociedad desde la acusación de una situación familiar, de pobreza familiar, y afrontado desde un punto de vista personal. La novela es muy autobiográfica.

COMPARACIÓN CON EL LAZARILLO DE TORMES Y OTROS

A Lazarillo de Tormes lo vemos como un pícaro mientras que Zezé es un niño de cinco años solamente, edad suficiente para tener maldad, pero que no la exhibe porque, repito una vez más, la intención de Vasconcelos es hacer hincapié en la ternura. La ternura y la edad del niño así como unas aventuras sin demasiada mala leche, nos impide memorizarlas y que impacten en nuestra retina con vigor. Acaso el vigor de la ternura nos llega, no el de la denuncia..

NOVELA JUVENIL

Está claro que la obra funciona como novela juvenil. La novela está dirigida a los niños y almas sensibles. Desde luego muy superior a novelas de factura más floja factura.

PORTU

Hombre maduro, Portu, hablando con niño, Zezé, en el campo, sentados, para crítica de la novela mi planta de naranja lima, fotograma del filmeUno de los personajes más vigorosos, que levantan la obra cuando amenzaba con diluirse en ternura completa, es Portu. Portu le aporta masculinidad y experiencia de la madurez serena frente y la ternura se amolda con él, se amasa de otro modo. La novela vuelve a tomar cuerpo, entidad y fuerza desde que el niño conoce al Portu, sustituto de su verdadero padre biológico, y ocurre la desgracia final que enfrenta a la figura de Portu con la figura del padre. La redención final del padre no es suficiente para asimilar todo este mensaje de fondo, familiar, humano, sensitivo, de relaciones humanas más que de denuncia social. La novela interesa como interrelación de acciones y reacciones psicológicas entre personajes que conllevan implícita carga socialpero no como denuncia social directa.

LA IDEA DE LA PLANTA

Heredero de un tipo de literatura medio modernista y de literatura fantástica, “Mi planta naranja lima” busca donde ya no hay y encuentra en una planta el elemento mágico que Vasconcelos quiere imprimirle. Pero claro, uno piensa que el juego con una planta está demasiado traído de los pelos. Tal vez Vasconcelos buscaba el realismo mágico por encima de todo (como evasión del niño de una realidad dura) y ocurrió que la solución de la planta es más una ocurrencia que una idea.foto de niño sentado en el suelo mirando una planta, fotograma del filme para crítica de la novela mi planta de naranja lima,
Esa planta, como elemento de realismo mágico, resulta inverosímil.

Que una planta hable y se comunique con un niño no está a la altura de aquellos árboles que hablaban en El Señor de los Anillos. Nos imaginamos una especie de varita delgadita y minúscula y no le conseguimos poner cara y ojos ni se logra la personalización del objeto necesaria para que esta imagen fecunde en nuestra imaginación. Como digo, parece traída por los pelos.

EL TRANVÍA

Más acertado como objeto personificado es el tranvía, representación del mal, que causa la desgracia en el pequeño mundo de Zezé. Es un gran monstruo que ataca, devora, destruye y causa la infelicidad, tal vez alegoría de la civilización y lo moderno, que aplasta lo natural, rural y bello.

CONCLUSIÓN

Una novela desigual pero que, sin embargo, probablemente a los niños, sobre todo inclinados hacia la ternura, les encante. Una novela que tiene, pese a todo, literatura puesto que Vasconcelos tiene oficio y sabe manejar la pluma con buen pulso.

CRÍTICA DE OTROS LIBROS (pinchando en las fotos)

 

Tom Sawyer, portada del libro

TOM SAWYER

No comments

leave a comment