Julio César Trap

Moises de las Heras

04/07/2022

Total de lecturas: 199 

Julio César Trap. representación en Mérida en el festival de teatro Romano, el 1 de julio de 2022.

UNA OPCIÓN QUE DIVIDE A LOS ESPECTADORES

Critica análisis de la obra teatralWilliam Shakespeare, un clásico. Música Trap. Proyecciones de vídeo. Transexuales. Reivindicación LGTBI. Mujeres interpretando los papeles y hombres y viceversa. Todo indica que la propuesta va a ser un bluf. Que la van a cagar, pero bien. Porque el director, José María Muscari, ha incluido una serie de ocurrencias modernas que ponen cabezabajo un texto intocable para convertirlo, a su capricho, en otra cosa.
La propuesta, en principio, se vende mal.
Al igual que otras muchas propuestas teatrales y no teatrales dividen a la sociedad, este Julio César Trap pretende poner en contra o a favor de un modo radical e irreconciliable a seguidores y detractores. Nos hallamos, por tanto, ante un desafío. Julio César Trap te obliga a elegir. O eres una persona abierta a las nuevas ideas teatrales o eres un rancio apoltronado que quieres ver al clásico de siempre interpretado de la manera clásica de siempre.
Es decir, divide.
Divide a los que están a favor y en contra; entre buenos y malos.
Inevitablemente, la propuesta inspira todos estos sentimientos y opiniones. Enfrenta a los espectadores.
Pero alejémonos de que la propuesta sea una provocación y juzguemos con objetividad este Julio César Trap.
(Le llamo Julio César Trap no por capricho. Es para que el algoritmo imbécil de Google me haga buen Seo del artículo)
Bueno, a lo que vamos.

EL AUTOR DEL TEXTO

José María Muscari es un dramaturgo de dilatada proyección que no da puntada sin hilo. Vale la pena analizar su dramaturgia con seriedad, porque no hace las cosas porque sí, ni deja nada al azar.

EL TEXTO.
ESTRUCTURA DEL TEXTO.

Critica análisis de la obraSi nos fijamos en la obra sin distraernos con la feria de vanidades que en apariencia nos ofrece, nos damos cuenta de que, por cada escena, coloca una idea simple, fácil.
Escena 1.- Bruto y pretende matar a César.
Escena 2.- Bruto busca a Casio como cómplice.
Escena 3.- Bruto se niega a revelar sus intenciones a otro personaje.
Cada escena está separada por un alarde audiovisual que las distingue.
La esencia la extrae Muscari de la obra original. Pero la reduce a la mínima expresión y la simplifica para que sea fácil de asumir.
Una vez hecho esto, Muscari ya tiene libertad para hacer lo que se te antoje en cada una de esas escenas.

SHAKESPEARE FRENTE A MUSCARI

Donde Shakespeare colocó una parafernalia filosófica que puede disfrutarse como teatro para leer, pero que abruma por el imparable

Critica análisis de la obra teatral

El director, José María Muscari

número de conceptos que se acumulan como teatro de representación, Muscari tira de humor. Lo cambia y lo aligera. Quita lastre.
Mantiene los conceptos fundamentales, sin traicionar demasiado el fondo. Pero le pide permiso a William para su puesta en escena libre. Y cambia cosas. Donde Shakespeare se pone serio, él entretiene, distrae, rompe con chistes, anacronismos y alardes verbales.
Lo avisa. Es una versión libre. Tiene derecho a tomarse las libertades que quiera y William Shakespeare no debe protestar. Entre otras cosas porque ya no cobra derechos de autor y su obra es de dominio público.

EL TEXTO. EL RIESGO Y EL DESAFÍO EN JULIO CÉSAR TRAP

No podemos pasar por alto estas premisas cuando emitimos la crítica de Julio César Trap. Asumimos la propuesta como tal. No sería lícito hacer lo contrario. Lo que sí está en nuestro derecho es juzgar la efectividad, el resultado. Analizamos los riesgos que asume este Julio César Trap y los valoramos.
Anacronismos que descolocan, referencias a la actualidad más rabiosa: Facebook, Twitter, Netflix, tik-tok y otras modernidades impronunciables que se mCritica análisis de la obra teatrale escapan, pero que el público da buena cuenta de ellas. Les llegaba. Estaban al día y conectaban con el director. Tal vez fuera un público acostumbrado a los Reality shows.
La idea de enfrentar dos mundos opuestos, el teatro clásico y la realidad televisiva más rabiosa, desde el punto de vista formal, es un desafío respetable para los que nos gusta la novedad y la investigación. Sin afrontar novedades y retos, el teatro se anquilosa y una mente abierta siempre es conveniente para progresar.

EL TEXTO. IDEAS.

A las licencias sobre el texto de Shakespeare que se permite Julio César Trap se une idea de hacer hablar a los muertos, los cuales opinan sobre lo que sucede en la tierra una vez ellos han transitado al otro mundo. Las esposas de Julio César y Marco Antonio también intervienen en el mismo sentido. Todo ello da a la obra una innovación que ya no se limita a las aportaciones del propio Muscari con su Facebook (y añadidos incorporados), si no que adapta el texto con reescribiendo Julio César  (reescritura de lo shakespeariano).

EL TEXTO. PUNTO DE VISTA FORMAL. INGENIO VERBAL.

Afrontamos ahora los alardes verbales.
Critica análisis de la obra teatralNo sé si por pertenecer a una cultura distinta, la española, suelo ver con buenos ojos todo lo que me llega de Argentina. Puede que eso sea y juzgue con parcialidad este tipo de producciones.
Uno de los trabajos más importantes de un escritor es la búsqueda de sinónimos ingeniosos que den a la frase vitalidad y frescura. En eso, los argentinos, o son geniales, o usan un vocabulario poco escuchado aqui que nos choca para bien.
Sea como fuere, es imprescindible, para conseguir estos efectos, ya sean humorísticos o de cualquier otra clase, innovar en el vocabulario. José María Muscari lo tiene fácil porque ya plantea de inicio la anacronía como atracción en su Julio César Trap. El vocabulario de las nuevas tecnologías choca y revitaliza el texto. Pero no se queda ahí. Escribe y corrige para buscar el sintagma más ingenioso que permita, por un lado, decir más con menos y, por otro, pegar un puñetazo al público. Un puñetazo verbal. Estético.

COMO MUESTRA UN BOTÓN.

Critica análisis de la obra teatral

Payuca

Para que vean a qué me refiero y en qué consiste este trabajo del escritor, les propongo un juego.
¿Cómo llamarían ustedes a un “tonto”, para que la palabra “tonto” haga reír? “Tonto” es una palabra demasiado conocida. Si yo digo “eres un tonto” nadie se va a tronchar de risa. Acudimos al diccionario de sinónimos y encontramos “cateto, ignorante, papanatas, zoquete, zopenco, babieca, alelado, majadero, necio… incluso boludo, que es muy argentino” ninguna de ellas causa hilaridad.
El dramaturgo sabe que se apoyará, en todo caso, en el tono de voz de una buena actriz y de una situación para provocar la risa. Pero sabe que, si ya desde el propio texto la frase descoloca al público, logrará mejor su efecto. Aunque la actriz tenga un mal día, el texto la sostendrá.
Muscari trabaja este problema hasta dar con un sintagma ingenioso, descacharrante: “eres un desabastecido neuronal”. A un “tonto” se le llama “desabastecido neuronal”. Y nos reímos.
Las palabras manidas ya no causan efecto. Se han usado demasiadas veces. Hay que buscar nuevas fórmulas en el vocabulario para sorprender y “desabastecido neuronal” no solo provoca la risa cuando se trata de llamar “tonto” a un personaje. También nos informa de la condición de buen trabajo, esfuerzo y cultura de José María Muscari.

OTROS EJEMPLOS.

Son muchos los que podría dar, pero se haría largo el artículo, cuando solo se trata aquí de comentar los resultados.
El caso es que Julio César Trap reúne en su valija de vocabulario todo un alarde de riqueza e ingenio que pueden apreciar especialmente aquellos que nos dedicamos al difícil arte de la escritura.
Si como director apreciamos a José María Muscari por como innovador y por su atrevimiento rompedor, como dramaturgo lo apreciamos aún más como trabajador de la palabra, como autor que consigue llegar al respetable, lo cual no es moco de pavo. Es una virtud que no todo el mundo tiene. Y si, además, se hace con una riqueza de vocabulario amplia generosa, miel sobre hojuelas.

DOS PATAS PARA UN BANCO EN JULIO CÉSAR TRAP

Critica análisis de la obra teatral

Moria Casan

José María Muscari cuenta con una amplia trayectoria en el terreno de la televisión. Conoce de primera mano los gustos del público mayoritario y aplica a su obra dramática dicha experiencia. Podríamos decir, sin conocer en realidad su trabajo salvo por esta muestra de su Julio César Trap, que son dos elementos fundamentales que usa para lograr una obra digna y resultona: cuenta con la experiencia televisiva para epatar al gran público y además, cuenta con una experiencia como escritor. Ser culto y conocer los resortes de la popularidad son dos patas de un mismo banco y difícil es fracasar así. Salvo por qué no dediques demasiado tiempo a cada una de tus producciones por el exceso de trabajo, que es uno de los talones de Aquiles de quienes triunfan.
Aquí podríamos detectar ciertas debilidades en su Julio César Trap.

CIERTOS FALLOS EN EL RESULTADO.

Lo dicho. Tal vez por el excesivo trabajo que tiene José María Muscari en la televisión argentina, porque sabía que venía al Festival de Teatro de Mérida y tenía que reducir al mínimo admisible por el gran público su descaro rompedor, muchas veces incluso desagradable, de sus anteriores producciones… y también porque se trataba de adaptar a Shakespeare, que siempre es un lastre el dichoso William, a veces este Julio César Trap se queda corto.
¡Joder, qué más quieres, si ha puesto a Shakespeare bocabajo!
No me refiero a eso.
Me refiero una vez más a la narrativa. Y más en concreto a la dirección escénica, que no es lo mismo que la dirección artística.

LA DIRECCIÓN ESCÉNICA EN JULIO CÉSAR TRAP.

Como distribución de actores en la escena, José María Muscari lo sitúa todo en el mismo plano y monótoniza la visualidad.
Los actores siempre se hallan presentes, siempre están el mismo número de actores en el escenario todo el tiempo, como si fuera una fiestuqui de la que está prohibido salir. Muscari no divide la escena, no distribuye bien el peso de la obra.
Hubiera bastado con arrinconar a dos personajes, cuando estos hablan solos, jugar con las luces para oscurecer el resto del escenario. Así marcaría “lugares” y hubiéramos tenido una visión más clara de los “momentos” del drama.

ESCENA PLANA.

Distinguir unas escenas de otras a través de la distribución del peso escénico hace que el conjunto de la obra canse menos, llegado los tres cuartos de hora. Pese a los alardes de lingüísticos y a la idea rompedora del principio, esta flaqueza hace que, más allá de los tres cuartos de hora nos resulte algo más difícil de seguir.
Critica análisis de la obra teatralCierto que se le hubiera quitado cierta esencia de modernidad al quitarle fiestuqui y hacerle más íntima. Este uso que digo de las luces hubiera acercado la obra a un clasicismo mayor, restándole efectividad, pero alguna idea había que pergreñar, porque la monotonía se produce.
Tan solo cuando los personajes aparecen como fantasmas, una vez asesinados, surgen de entre el público, y por la orquesta, marcando diferencias en la posición escénica, pero es insuficiente porque, repito, la mayor parte de la interpretación se da con presencia física del conjunto de actores y en primer plano.

LA DIRECCIÓN DE ACTORES EN JULIO CÉSAR TRAP

Por fortuna, la dirección artística sigue siendo eficaz: la cadencia moderna de dicción, el juego de tonos y de intenciones, la vertiginosidad con que se producen, los movimientos dinámicos de los personajes yendo de uno a otro lado, dan visualidad a la actuación. Todos estos recursos, propios de la moderna actuación, se producen en su justa medida, sin robar escena al texto, antes bien, destacando lo que el texto nos transmite. Sin despistar con alardes físicos ni sonoros con los cambios de tono, lo cual es todo un arte.

PUESTA EN ESCENA AUDIOVISUAL.
DISTINGUIENDO UNAS ESCENAS DE OTRAS EN JULIO CÉSAR TRAP

Pero dejemos de dorarle la píldora a José María Muscari por más que se lo merezca (y por argentino), y hablemos de Paola Luttini, que también tiene lo suyo.
Respecto a la puesta en escena, inevitablemente debo aludir al planteamiento escénico, puesto que forma parte de ella.
Paola, imagino que en colaboración con Rosario González del Cerro y con el propio Muscari, deciden que dicha puesta en escena debe ser algo rompedor, que distinga bien unas escenas de otras. Lo tiene fácil, porque los mundos son casi antagonistas, el mundo Trap y el clásico de William Shakespeare. Pero no me referiré a ello, puesto que a cualquiera se da cuenta y es lo más evidente.

PUESTA EN ESCENA AUDIOVISUAL.
MÚSICA TRAP ACOMPAÑANDO A LA ESCENA.

Critica análisis de la obra teatral

Paola Luttini

No es la música Trap lo que cabe destacar aquí. Son los vídeos de las propias actrices, cuyas imágenes aparecen incluso durante los discursos que dan, en plena intervención. Influencia de su trayectoria televisiva es este efecto donde, con el uso de los vídeos, si corre el peligro de que nos distraigan de lo que están diciendo, es un riesgo que afronta el director y que, sin embargo, es discutible.
A algunos les distraerán los videos y a otros no, pero se corre el riesgo.
Paso a destacar en el momento en el que Moria Casán, la actriz que interpreta al propio Julio César Trap, elabora su discurso y éste se acompaña del vídeo de su imagen, multiplicada por cinco. Es un rostro con tanta fuerza, el de Moria Casán, que no importa que el discurso no se oiga. Nos atrae su fuerza como gran dictador romano, dada su personalidad y su presencia poderosa como actriz, lo cual viene reforzada por los vídeos.

ACTRICES ESCOGIDAS EN JULIO CÉSAR TRAP.

MORIA CASÁN.

Por último, no quisiera acabar sin hacer una referencia a las actrices.
La citada Moria Casán es una presentadora de televisión muy famosa en Argentina, (actriz, modelo y no sé cuántas cosas más) de larga trayectoria que aquí, como actriz, se luce. Es elegida por José María Muscari precisamente por su presencia física.

ALEJANDRA RADANO

Critica análisis de la obra teatral

Alejandra Radano

Bruto, interpretada por Alejandra Radano, destaca por ser pelirroja de pelo corto. No es una nimiedad. Sabemos por técnicas narrativas que el cojo, el manco, el tuerto, suelen ser personajes que destacan en la novela y de los que se le vale un autor para que subrayar su importancia en la obra hay que conseguir que la gente se fije en ellos. La protagonista de la Bestia, de Carmen Mola, es pelirroja.
No sé si de manera intencionada o no, Alejandra Radano destaca sobre las demás, desde el punto de vista de la dirección escénica, por su pelo rojo. José María Muscari parece darse cuenta y lo verbaliza en sus diálogos: la del pelo corto. Así el autor-versionador la distingue visualmente. También como personaje.
Moria Casán y Alejandra Radano son las dos actrices más vistosas visualmente y, precisamente, las protagonistas de la obra, lo cual enriquece la puesta en escena en su objetivo: llegar al público.

FABIANA GARCÍA LAGO.

Todas las actrices son buenas, y me gustaría destacar también a Fabiana García Lago como Octavio. Con lo chiquinina que es, su interpretación es contundente como Octavio. También hay que decir que el personaje era muy atractivo y fácil de sacar, claro está.

 

CONCLUSIÓN.

Bueno, en conclusión, una estupenda obra que hemos visto en el Festival de teatro clásico de Mérida, edición 68

 

 

¿Te ha gustado este artículo?

¡NO OLVIDES SEGUIRME EN MIS REDES SOCIALES!

Compra la novela de Moises de las Heras

Puedes adquirirlo en:

Compra el libro de Moises de las Heras en Amazon

 

 

 

 

 

 

 

Puedes adquirir mi libro de cuentos en Amazon

  • Canal de audiolibros gratuitos en YouTube: VISITAR
  • Canal de teatro de Ivoox: VISITAR
  • Canal de poemas de Ivoox: VISITAR
  • Canal de relatos de terror y ciencia ficción de Ivoox: VISITAR
  • Canal “El Cantar de Mío Cid” audiolibro completo en Ivoox: VISITAR
  • Canal “La Celestina” audiolibro completo en Ivoox: VISITAR

¡TAMBIÉN EN SPOTIFY!

  • Canal en Spotify de relatos de terror, misterio y ciencia ficción: VISITAR
  • Canal en Spotify de poemas: VISITAR
  • Canal en Spotify de relatos clásicos: VISITAR

Puede que también te interese…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CATEGORÍAS:

ÚLTIMAS ENTRADAS:

¡SUSCRÍBETE!

Recibe los nuevos artículos directamente en tu correo: