LA RAZÓN COMO RELIGIÓN -no usamos la razón para dialogar, sino como arma-

Usamos la razón como arma, no para dialogar. Tener razón es un arma para humillar.