a
a
HomeAudiolibrosTRES AUDIOS DE GABRIEL Y GALÁN, poemas recitados en YouTube

TRES AUDIOS DE GABRIEL Y GALÁN, poemas recitados en YouTube

LOS AUDIOS.

Tres son los audios que he subido en semanas anteriores. El embargo, La pedrada y El Cristu Benditu.

EL EMBARGO

Un poema corto donde el autor narra el embargo a un pobre labriego cuya mujer acaba de fallecer. Expone la crueldad de la ley frente a los pobres a finales del siglo XIX

LA PEDRADA

soldado flajelador de Cirsto con cara de tonto, primer plano de escultura, paso de semana santaSe hace eco Gabriel y Galán del sentimiento católico que profesa. Un relato sobre una anécdota, no sabemos si real o inventada, ocurrida en Semana Santa. Un niño travieso o tal vez demasiado concienciado de su fe.

EL CRISTU BENDITU

Un labriego reza al Cristu de una Ermita para que le quite la angustia que siente. El Cristu le da un hijo y su amor hacia él le cura el dolor existencia. Nuevamente, la espiritualidad cristiana viene al rescate del hombre, según la visión del autor extremeño

Tres nuevos audiolibros que subo a este blog. Abajo, al final del artículo, tenéis el enlace de YouTube, como siempre.

GABRIEL Y GALÁN

Nace en el campo, en el seno de una familia de propietarios de sus tierras en la localidad de Frades de la Sierra (Salamanca). Sus padres fueron Narciso Gabriel y Bernarda Galán. Gran aficionada ésta a la poesía, insufló la atracción de sus cinco hijos por la composición lírica. Pasa su infancia en su villa natal asistiendo a su escuela, y a los quince años se traslada a Salamanca para cursar los tres primeros años de Magisterio en la Escuela Normal, datando de esa época sus primeros versos.

imagen (foto en blanco y negro) de Gabriel y GalánEl cuarto curso (1888-1889) lo realiza en la Escuela Normal Central de Madrid, ciudad que le produce rechazo (la tilda en algunas cartas de Modernópolis). Obtenido el título de maestro en grado superior, con diecinueve años, realiza un viaje a Galicia (julio de 1889) junto a su compañero y amigo de estudios, el coruñés Casto Blanco Cabeza (1869-1955), quedando impresionado por el paisaje gallego, desde el interior a los acantilados del Orzán y la isla A Marola. Allí compone “La fuente vaquera” y “Adiós”.1

Obtenido el título de magisterio se le destina a Guijuelo, a unos 20 km de su ciudad natal (1889-1892) y posteriormente a Piedrahíta (Ávila) (1892-1898). Su estado de ánimo es bajo (firma las cartas a sus amigos como El Solitario) definiéndose como un hombre de carácter melancólico, sensible y de profundas convicciones religiosas (recibidas de su madre), que ya se perciben en sus poemas. En 1893 tras conocer a su mujer, Desideria García Gascón (1874-1954),2 nacida en el seno de una familia de terratenientes, experimenta un cambio radical, que se acentúa a partir de su boda, un 26 de enero de 1898 en Plasencia.

Abandona el magisterio y se traslada a Guijo de Granadilla en Cáceres, donde administra la dehesa El Tejar, uno de los latifundos que eran propiedad de la familia de su esposa. Allí encuentra el tiempo y sosiego para madurar su poesía alrededor del campo, las gentes, las monterías… Muchos manuscritos inéditos de esta época, se recuperan gracias a la contribución de sus herederos y no son publicados hasta medio siglo después de su muerte. Entre otras dedicatorias: Requiem al pariente de su esposa, don Acacio o Al Doctor Bejarano, al médico de la Zarza.

Con el nacimiento de su primer hijo, Jesús, en 1898 compone El Cristu benditu, primera de sus famosas Extremeñas en las que el empleo de la lengua vernácula, “el castúo”, aroma y vivifica la musa del poeta. Gabriel y Galán se inspira del “deje andaluz” de su admirado maestro Medina para comenzar a componer en este dialecto extremeño. El poema fue dado a conocer a Miguel de Unamuno, entonces catedrático de Lengua y Literatura Griega de la Universidad de Salamanca, por su hermano Baldomero Gabriel y Galán (1868-1926), abogado del estado, columnista de prensa y aficionado a la poesía. Unamuno consideró muy positivamentela la pieza y, en general, la obra de Gabriel y Galán en base a lo que suponía de defensa y ejemplo del casticismo.3
Su consagración como poeta arranca en 1901 cuando en los Juegos Florales celebrados en el Teatro Bretón de Salamanca fue galardonado con la flor natural por su composición El ama, inspirada por la reciente muerte de su madre. Miguel de Unamuno, rector de la Universidad de Salamanca desde el año anterior, presidió un jurado compuesto, entre otros, por Santiago Sebastián Martínez (decano de la Facultad de Filosofía y Letras), Luis Rodríguez Miguel (catedrático de Lengua y Literatura Española) y el escritor Francisco Fernández Villegas (Zeda).

4 Dibujo, pintura, retrato de Gabriel y GalánDesde ese momento, Gabriel y Galán comienza a mantener intercambios y correspondencia con el rector de Salamanca. Es notable como en el ambiente ideológico extremadamente polarizado de la Salamanca de 1900 el fuerte conflicto de Unamuno con el entonces obispo de Salamanca, Tomás Cámara y Castro, el padre Cámara (1885-1904), decidido a que fuera destituido de la jefatura de la Universidad, generó una situación compleja al poeta en base a los sucesivos intentos de instrumentalizar su obra por parte de ambos.

Su fama se acrecienta, tras ser triunfador en los Juegos Florales de Zaragoza, Sevilla, Lugo y Buenos Aires. En 1902, año en el que publica sus dos primeros volúmenes (‘Poesías’ y ‘Castellanas’), fue invitado por el Ateneo de Madrid para dar un recital poético que concluyó con un sonoro éxito.5 El Guijo de Granadilla también quiso contribuir a homenajear a su celebérrimo vecino con el título de Hijo Adoptivo, que la villa le concede el 13 de abril de 1903, ocasión para la que compone Sólo para mi lugar.

El 31 de diciembre de 1904 al finalizar una jornada supervisando las labores del campo comenzó a encontrarse mal y, transcurrida una semana, el 6 de enero de 1905 falleció

EL CASTUO

La denominación castúo fue acuñada por el poeta extremeño Luis Chamizo Trigueros, natural de Guareña, provincia de Badajoz, cuando en 1921 publicó su libro de poemas El Miajón de los Castúos en el que intentaba reflejar el habla rural que definió como “castizo, mantenedor de la casta de labradores que cultivaron sus propias tierras”.1
Características[editar]
Con el tiempo la denominación de castúo se ha hecho popular para denominar las hablas de Extremadura, tanto las que conforman el altoextremeño, como las que siempre fueron español meridional de ligera influencia leonesa, el medioextremeño y el bajoextremeño (en el centro, oriente o sur de la Comunidad extremeña), como es el caso de la propia habla en que escribió Luis Chamizo.

portada del libro el miajón de los castuos, de luis chamizoLas hablas bajoextremeñas y medioextremeñas comprenden la mayor parte de la provincia de Badajoz y el centro, sur y este de la provincia de Cáceres.2 Como habla castellana meridional de tránsito, se caracterizaría por compartir con altoextremeño algunas lexicalizaciones de conservación del grupo “mb” latino, algunas expresiones de genitivo partitivo del estilo “unos pocos de”, el diminutivo en -ino (que no -inu) y sobre todo los rasgos comunes con el andaluz occidental distinguidor (ni ceceante ni seseante), incluyendo la aspiración de efe inicial latina y ciertos cambios de género en algunas palabras (“la caló”).

La neutralización -l/-r en posición implosiva, si existe, siempre tiende a la “r” en bajo extremeño (arto en lugar de “alto”). La erre y la ele finales habitualmente se omiten (como en andaluz occidental o como en el habla altoextremeña de buena parte de las Hurdes: superió, comé, fatá, papé).

Existe cierto léxico particular característico, que tiende a perderse en algunos casos entre las nuevas generaciones. Por ejemplo sigue siendo frecuente el uso de la palabra guarro referida al cerdo en tanto que animal o la expresión “una mijina” (un poquito), que puede reforzarse convirtiéndose en “una mijirrinina”. En algunas ocasiones este léxico es coincidente con el altoextremeño (barruntar en el sentido de “percibir un ruido”, privá por “boñiga”, afechar en lugar de “cerrar con llave”…etc). El seseo sólo aparece en algunas localidades cercanas a Portugal y en Fuente del Maestre.3 Existen pequeños islotes de uso esporádico del artículo con el posesivo (“la mi cama”) también en la provincia de Badajoz, incluso en lugares del extremo sur de ésta, aunque ya en franca decadencia.

Literatura en castúo

Desde las obras de José María Gabriel y Galán y Luis Chamizo, el castúo o extremeño hablado tradicionalmente se ha plasmado en textos escritos, configurando una literatura vernácula; donde cada vez son más los nuevos poetas y escritores que utilizan esta lengua como vehículo de cultura.4

PINCHANDO AQUÍ, LOS TRES AUDIOS, PERO MEJOR QUE LO VEAIS EN YOUTUBE PARA QUE ASÍ PODÁIS ACCEDER A OTROS CUENTOS Y POEMAS.

LA PEDRADA

EL EMBARGO

EL CRISTU BENDITU

 

No comments

leave a comment