a
a
HomeCríticaTito Andrónico Festival de Merida 2019 (ANÁLISIS DE LA OBRA Y DE LA REPRESENTACIÓN)

Tito Andrónico Festival de Merida 2019 (ANÁLISIS DE LA OBRA Y DE LA REPRESENTACIÓN)

Escena de Tito Andrónico de William Shakespeare, Festival de Mérida 2019

TITO ANDRONICO Festival de Mérida 2019. Representación en el teatro romano el 22 de agosto 2019.
El festival de teatro romano de Mérida nos trae este año por segunda vez a Shakespeare a través de Teatro del Noctámbulo. Analicemos esta producción y la propia obra de Shakespeare, culpable en buena medida del resultado.

LA VERSIÓN DE TEATRO DEL NOCTÁMBULO.

Antes de analizar el texto, vayamos con los actores que con gran profesionalidad y calidad suben a las tablas este larguísimo texto con todo el buen hacer que saben, que es mucho. Solvencia teatral en las interpretaciones y un gran trabajo en el empaste entre ellos. A destacar voces estupendas como la de Carmen Mayordomo interpretando a Tamora.

LA PUESTA EN ESCENA.

Aunque Shakespeare suele necesitar una adaptación y modernización de gran calado, los juegos teatrales de Teatro del Noctámbulo se adaptan a un texto cruel y descarnado como este.
Escenario desnudo, por tanto, y unos baúles a modo de plataformas donde los actores juegan con las alturas. Era lo más adecuado al tono cruel que veremos. Vestuario modernizado que esquematice la visualidad para que la palabra cruel y las descripciones brutales se sitúen delante. Pistolas y mesas de matarife que descarnan aun más la escena. Basta con Shakespeare en soledad en su palabra para disfrutar. O mejor dicho, para no disfrutar.

ESCENARIOS DIVERSOS

Escena de Tito Andrónico de William Shakespeare, Festival de Mërida 2019Y, sin embargo, pese a la sencillez obligada de la puesta en escena, el texto se presta al cambio. La propia obra encierra diversos momentos, diversos escenarios: cacerías, bosques oscuros, fosos y simas campestres, palacios y un banquete final. Todo ello está en la obra y Teatro del Noctámbulo lo simplifica, desnuda, esquematiza para hacer más descarnado lo que ya es descarnado de por sí.

IDEAS TEATRALES

Ideas teatrales como dejar la chaqueta en el suelo representando al recién asesinado nos alivia el realismo tremendista de lo que estamos viendo. Pintarse la cara con sangre como un símbolo de las víctimas de la crueldad humana, aludiendo a la migración de su alma y a su esencia de espectro también restan, por fortuna, naturalismo a la crueldad y eleva la obra a categoría de símbolos. Aun así, los muertos que se levantan se convierten espectros que aún vive entre los vivos para torturarlos, así que, de algún modo, a la vez que alivia la carnalidad, subraya la tragedia interior. Sobrecoge por dentro. La compañía añade más elementos shakespirianos al propio Shakespeare. Un punto curioso a la visión de esta obra.

PSICOLOGÍA Y MENSAJE.

La lectura que debemos hacer de Shakespeare es histórica. Cierto que el mensaje ha caducado o que no aporta mucho si se considera como tal mensaje, sin más. El hombre es malo y se justifica. La venganza produce horrores. El odio del hombre es malo. Simple y caduco. Pero dentro de la narrativa, William milimetra la enseñanza ajustándola a la trama, acoplándola en un puzzle bien cuadrado. Veamos como.

ENSEÑANZA NO APRENDIDA

La enseñanza de la maldad del hombre es simple para quien ya la ha aprendido. Curiosamente, quinientos años después, el hombre demuestra que no la ha aprendido. Y aunque suena a mil veces oído, también suena a error mil veces cometido. Ojo por ojo y que el mundo acabe ciego. ¿Renunciar a la venganza para que la paz surja? ¿Detener la justa respuesta cruel ante el daño recibido para acabar con la vorágine de venganzas? Ya lo hemos visto otros años en otras obras, como en La Orestiada. Lo repite Tamora.

PSICOLOGÍA DE TAMORA

Escena de Tito Andrónico de William Shakespeare, Festival de Mërida 2019Un suceso enciende la mecha. Obedeciendo a la ley que obliga al general a sacrificar al primogénito de enemigo, Tito mata al hijo de Tamora. Cuando se vea acorralada, al volverse la trama contra ella, Tamora se debatirá entre la justa venganza como madre o una actitud política moderada de emperatriz. Esto lo manifestará cuando vea todo perdido. Manifiesta dudas. Ahí está Shakespeare. De eso podemos disfrutar, de ver el cambio de actitud en el personaje.
Primero debemos quitarle el polvo del modo y la forma en que Shakespeare lo plantea, que queda obsoleto debido a cierto acartonamiento de los planteamientos exagerados estilo griego, pero subyace el juego del arrepentimiento de fondo que nos alcanza aún.
Es la primera que lanza el desafío. Tiene una justificación sólida como personaje. Han matado a su hijo y trama toda la intriga de venganza. A partir de ahí, las fichas de dominó caen.

PSICOLOGÍA DE SATURNINO

También la ambición de Saturnino facilita esta trama. La debilidad de un emperador ambicioso, incapaz del agradecimiento, dispuesto a ser cruel no sólo por maldad sino por debilidad, por miedo a ser derrocado, Eso le lleva a creer a Tamora. Se le ve predispuesto a odiar y a pensar mal antes que a ser generoso. Es algo común, habitual en nosotros hoy día. En muchas las relaciones humanas.
Por miedo y debilidad, solemos ser malpensados. Solemos atacar antes de conocer. Solemos despreciar, ridiculizar, ver malas intenciones en los demás, antes que confiar. El fuerte confía, el débil desconfía porque teme. Y se justifica así: si confías pareces tonto, parece que no te proteges, te pueden dañar. Razonamiento producto del miedo.

Escena de Tito Andrónico de William Shakespeare, Festival de Mërida 2019Por el contrario, si desconfías pareces listo, parece que te previenes, te proteges. Es más difícil que te hagan daño los otros, los malintencionados, si desconfías. Así continúa razonando el miedo. Por eso solemos pensar mal del otro. Y Saturnino es un buen ejemplo de esto.
No es que Shakespeare a través de Saturnino elabore toda una teoría psicológica, pero la plasma en acciones narrativas. En tiempos en que la psicología no existía, ya el sr William se había percatado. ¿Y qué mejor víctima para llevar a cabo una venganza que no es suya que un hombre débil y con poder dispuesto a confiar en la maledicencia ajena, sólo por miedo? Psicología de un autor teatral que ya se había percatado de cómo funciona la cabeza del hombre.
Si esto se entiende, se disfruta de Shakespeare. Si sólo vemos sangre, nos aburrimos. Y muchos se aburrieron con Tito Andrónico porque solo vieron sangre y ¿quién reconoce en sí mismo ningún fallo, ni siquiera esta mayoritaria debilidad? Y si no es mi problema, no me importa. Sólo veo truculencias.

PSICOLOGÍA DE DOMINÓ.

Pero sigamos analizando la obra. Ya solamente con estos dos elementos, venganza justificada de una madre que se cobra la vida de su hijo en su asesino y un emperador temeroso de conspiraciones puede saltar la chispa que provoque el incendio. Y el incendio sucede. La acción/reacción de Tito Andrónico Festival de Mérida 2019, de sus hijos y los demás personajes es lógica, responde a este choque entre estos dos fantasmas que el ser humano lleva dentro, el odio y el miedo, transformado en venganza y desconfianza. Que, en lógica coherencia, constituyen un matrimonio. La venganza, representada por Tamora, auténtica protagonista de Tito Andrónico Festival de Mérida 2019, que seduce a la Sospecha, representada por Saturnino, y Tito Andrónico como víctima del terremoto que ambos provocan. Tito Andrónico, la moderación traicionada y puesta a prueba.

TITO ANDRÓNICO, EL CHOQUE OCULTO ENTRE LEY Y RAZÓN

Escena de Tito Andrónico de William Shakespeare, Festival de Mërida 2019Tito Andrónico se muestra virtuoso por ser moderado, por carecer de ambición y aplicar la justicia de la ley. Pero la moderación tiene un amo que le somete. La ley, si esa ley es injusta y si el que la aplica no tiene en cuenta al hombre. Y esto también se denuncia debajo de tanto drama y tanta sangre.
La ley injusta a veces.
La ley rige la vida de Tito Andrónico y esto provocará la desgracia, la suya, la de su hija y la de todos.
Para empezar, mata al hijo godo extranjero porque así lo exige la ley, no por crueldad. Pero la ley es injusta o, por mejor decir, no tiene justificación racional y esto lo ve el espectador que ya presume que este error lo habrá de pagar.
Y el segundo error de Tito sucede a continuación. Cuando se le ofrece el imperio, lo rechaza, mostrando su virtud. Pero cuando se le pregunta por el mejor candidato, vuelve a aplicar una ley esta vez ciega. Pese a que el espectador ha comprobado la peor intención de Saturnino en su discurso, Tito lo elige porque la ley impone que sea el primogénito quien herede el trono.
La ley ciega a Tito. La ley es ciega y le ciega. La ley, nuevamente, causará su desgracia. La ley se sitúa por encima de toda lógica.
No matar al hijo de Tamora para evitar una tragedia. No elegir a Saturnino por ser el peor candidato, pese a la ley. Eso hubiera evitado el conflicto.
Y a partir de ahí, el viaje hacia el desastre.

EL VIAJE DESDE LA MODERACIÓN A LA VENGANZA

Escena de Tito Andrónico de William Shakespeare, Festival de Mérida 2019Lo interesante a partir de aquí es el viaje interior de Tito Andrónico. Y el viaje se inicia desde la buena intención. Se parte de la generosidad de un viejo cuya virtud es la carencia de ambición, que confía en la ley.
En apariencia, desde el punto de vista de la psicología personal de Tito, no tendría sentido que matara a su hijo por haberse opuesto a la boda de Lavinia con Saturnino.

De nuevo la ley ciega a Tito. La ley implícita de obediencia debida a los padres y la ley que ordena obediencia a los caprichos del emperador, aunque sea un emperador injusto. Shakespeare propone a Tito Andrónico como modelo de los errores del fiel y servicial guerrero, general sin tacha, leal y fiel, que por su condición y virtud también se equivoca. Shakespeare pone en duda implícitamente dogmas en apariencia indiscutible.
Tanto le ciega y le domina su servilismo a la ley, que mata a su propio hijo en virtud de esa ley no escrita, de obligada de obediencia doble a padres y emperadores. También intenta castigar a la propia Lavinia por negarse a la boda con Saturnino, y aquí es donde Tito empieza a aprender, en su viaje interior, que por encima de la ley está lo humano. Ama tanto a su hija que acaba cediendo a su amor por Basiano, de algún modo, tras la oposición de los hermanos y el cambio de actitud de Saturnino. La perdona.

LA VENGANZA PONE A PRUEBA TITO.

Escena de Tito Andrónico de William Shakespeare, Festival de Mérida 2019Entonces Tamora asciende al poder. Es el error de Tito nuevamente, lo que lo provoca. En este caso, un error contradictorio porque, tras perder Tito el contencioso con su hija, al ceder Saturnino a casarse con Tamora a cambio, provoca el ascenso de su enemiga. Las fichas de donimó caen. El cúmulo de errores de Tito ha desatado una compleja maquinaria argumental de causas y efectos. Tito facilita indirectamente el ascenso de Tamora. Tamora adquirirá así el poder suficiente para llevar a cabo su venganza.
Venganza lógica de Tamora, encuentro lógico con Saturnino, un hombre desconfiado por naturaleza. Base y ácido. El, dispuesto a creer todo tipo de conspiraciones, y la crueldad del hombre representada sobre todo en los extranjeros godos, para que el público inglés, que veía en la corte romana una alegoría de la monarquía británica, no se ofenda. Todo está dispuesto en justificaciones teatrales suficientes para el drama.

EL VIAJE DEL DRAMA, EL VIAJE DE TITO.

Y durante el viaje exterior del drama se produce el viaje interior de Tito.

Escena de Tito Andrónico de William Shakespeare, Festival de Mérida 2019Tras hacer alarde de su ausencia de ambición, lo cual le hace agradable al espectador, Tito Andrónico Festival de Mérida 2019 pasa de la generosidad para cumplir ley renunciando al poder, al odio.

Después de la violación de su tesoro más preciado, su hija, procura mantener la cordura porque sabe de su inferioridad de condiciones ante Tamora y si no actúa con serenidad, perderá. Si quiere que su venganza por la violación sea efectiva, debe medir y calcular. Mentir y fingir. Esto le llevará a un viaje contradictorio de acciones astutas y otras alocadas. En su viaje a la locura final seremos testigos desde nuestros asientos del engaño a los violadores, de haber fingido ser engañado, de realizar el espeluznante guiso. Un viaje desagradable y la vez que fascinante que se halla detrás del gore y de las muertes.

LA BATALLA DEL GORE Y DEL VIAJE INTERIOR DE LOS PERSONAJES.

Por desgracia, la sangre no permite ver todo este entramado de pensamientos con la suficiente racionalidad. Pero es un doble efecto porque eso pretende Shakespeare en Tito Andrónico. La confusión de Tito junto con las descripciones externa de mutilaciones y crímenes forma un amasijo de vísceras intelectuales y físicas que nos desagrada, nos agobia, no nos deja respirar y nos repele y nos atrae a la vez desde nuestros asientos.

UNA OBRA LARGA.

Escena de Tito Andrónico, Festival de Mërida 2019¿Veníamos dispuestos a esto? Tito Andrónico desafía. Desafía nuestra estabilidad sentimental, nuestra coherencia, nuestro buen gusto y nuestro optimismo. Todo es negativo, todo es negro, todo es oscuro. Ni un solo rasgo de humor asoma por sus escenas. Tan sólo al final, con Tito loco disfrazado de cocinero. Pero no es un humor que alivie. Es humor negro, con el que no nos podemos reír.
La longitud de tres horas de obra nos somete. No podemos más. El zarandeo desagradable se prolonga. Un poco de tijera no habría venido mal. Pero, ¿acaso la tijera no hubiera restado eficacia a la tortura a que nos sometía Shakespeare?

Doble efecto en todo caso. La mente se defiende y tras el banquete, cuando muere Lavinia, Tamora, el propio Tito y no se cuántos más nuestra tensión busca una salida y acabamos riendo. Cuando el pobre Emilio, que nada tiene que ver en todo esto, echa el discurso final, queremos que alguien interrumpa su discurso y le pegue un tiro. Y que salga el apuntador, para fusilarle. Cuando te acabas riendo tras tanto drama, algo no funciona. Culpa de la obra, no de la adaptación. O, mejor dicho, culpa del paso del tiempo sobre la obra. Aunque bien podría la compañía o el director haber… no sé…

De todos modos, ¿veníamos a esto? Así como hay buenos y malos actores, también hay buenos y malos espectadores. No es bueno el que viene a ver una cosa, se encuentra con otra y la rechaza, aunque para eso están las sinopsis y los trailers. Y si nos dan vísceras, pues a tragar como buen público. A ver.

SHAEKESPEARE TORTURADOR

Escena de Tito Andrónico de William Shakespeare, Festival de Mérida 2019En pleno siglo XXI vemos cómo Shakespeare se adelanta a los atrevimientos del cine más gore de nuestra época. El cine bélico sin concesiones, con muertes salvajes que vemos en la pantalla, ya lo teníamos en Tito Andrónico de Shakespeare hace quinientos años. Y mucho antes, en el teatro griego, con Medea matando a sus hijos por ejemplo. O Saturno devorando a los suyos.
Una obra moderna, que no ha perdido vigencia, por tanto. El gore ya existía hace dos mil años. Y, sin embargo, son tres horas de mal rollo que, si no atiendes al interior, al viaje intelectual de sus personajes, puedes acabar aborreciendo como le pasó más de uno.

TITO ANDRÓNICO, UN TARANTINO DEL XVI

Porque Shakespeare es un Quentin Tarantino de su tiempo.
Pero no. Tarantino luce una crueldad sarcástica, humorística, cargado de ironía, falsete y farsa. Otros son los referentes que debemos buscar. Un cine cruel y social del que podemos ver bastantes ejemplos. La zona gris, sin ir más lejos, película sobre el exterminio nazi en campos de concentración que te deja desolado.
Como digo, un autor, William Shaekespeare que desde la distancia se adapta a nuestros días convirtiéndose en el autor griego más salvaje.
Ocurre que si no aguantas este tipo de películas, Tito Andrónico te parecerá otra narración desagradable y truculenta más, sin valores positivos donde sólo se pretende enseñar la sangre y lo terrible.

MALDAD Y XENOFOBIA EN TITO ANDRÓNICO

Escena de Tito Andrónico de William Shakespeare, Festival de Mérida 2019Y, en efecto, hay una construcción de personajes en blanco y negro, sin gama de grises que llenan la escena y llevan a cabo la parte física, cruel, gore, tremenda, no intelectual de la trama. Es lo que en cine se llamaría “la segunda unidad”.
Los godos son esa segunda unidad. Esos godos son los secundarios. Ellos son los que no tienen volumen, los personajes planos, los que sólo son malos. Son los godos los “no ingleses” por así decirlo. El moro, los violadores hijos de Tamora, manifiestan su maldad sin justificación, por pura maldad simple y llana.

Son aliados del diablo. Infieles, no creen en los dioses (en Dios), mientras quienes son zarandados y tienen dudas, pasan angustias, sufren vaivenes, se justifican y aportan motivos y razones y dudas son los romanos, alter ego de los ingleses. Estos son más humanos, se les nota que gozan de alguna que otra virtud acaso.
Tan sólo Tamora se salva al ser un personaje con volumen siendo goda. Los demás godos, todos, son planos y malvados.
Podrían apreciarse ciertos guiños xenófobos por tanto en el planteamiento shaeskespiriano, aunque más vale no subrayar esto. Los tiempos actuales no lo permiten. Pero ahí están, en plena acción en Tito Andrónico, para quien sepa detectarlo. Ese sutil chovinismo inglés contra los extranjeros en el reparto de papeles.

LA SANGRE CIEGA MIS OJOS

Escena de Tito Andrónico, Festival de Mërida 2019Pero como decía, tanta sangre no te permite ver todos estos matices. Hay cine gore o negativo reflexivo y otro cine igualmente gore que sólo es víscera. Pero para quienes rechazan todo tipo de gore, nada justifica que oculte ningún mensaje si se es desagradable. Para los que odian el gore, en Tito Andrónico sólo verá sangre. Sale un personaje. Mata. Sale otro personaje. Dice de sí mismo que es malo. Pistoletazo que te crió. Y la obra avanza tan sólo sumando muertes. Es lo que ve quien aborrece la sangre.

Para este tipo de espectador, Willam en Tito Andrónico Festiva de Mérida 2019 sólo es un autor que está en la obligación de matar peor en cada nueva escena, con más saña, con más mala sangre. Y la cosa cansa. Cansa tanta muerte sin sentido del humor. Cansa que la obra parezca estar tan sólo al servicio de la truculencia, de la necesidad del autor de sacar una muerte tras otra. A quien no gusta de la truculencia, la obra es sólo una suma de brutalidades.
Y mucho más difícil es para este tipo de espectador esa segunda labor necesaria en todo tipo de obra clásica de quitarle las telarañas al texto para entender las virtudes dramáticas de conjunción de forma y fondo, desde una lectura históricas. Ya de por sí, no todos los espectadores están dispuestos a esto. Por mucho que el adaptador o director adapte un texto clásico, alguna telaraña queda que debe arrancar quien lo ve. Eso debe hacerlo el espectador con su paciencia y comprensión.

ESPECTADORES NO PREPARADOS

E imagino que otros no disfrutaron porque, pese a que respetan al autor, hay que reconocer que Shaekespeare no es para todos los públicos ni todos están preparados para “ver” detrás del texto. Lo digo porque había cada comentario entre la gente en el intermedio que válgame Dios. Comentarios de no tener ni idea. Creían ver lo que no había, malinterpretaban escenas y adjudicaban intenciones inexistentes. Eruditos de bar y palillo, sin conocimientos, que de nada saben y de todo opinan.

TITO ANDRÓNICO, LA REPRESENTACIÓN EN TIEMPOS DEL GLOBO. ¿UN ACIERTO CASUAL?

Escena de Tito Andrónico de William Shakespeare, Festival de Mérida 2019Tito Andrónico cuenta la historia de reyes, hermanos de reyes, generales, hijos de generales, intrigas de poder, venganzas, muertes, crueldades.
Hemos dicho que Shaekespeare es un autor moderno, porque su truculencia es similar a la que hoy encontramos en ciertas películas. ¿Es un acierto casual o pretendido?
Shaekespeare bebe en fuentes griegas y ahí está esa truculencia. Pero si acudimos al día y hora en que se estrena Tito Andrónico, veremos que William era un autor teatral comercial del teatro El Globo. Pretendía, ante todo, dar gusto al espectador y llenar el corral de comedias. Tenía que adaptarse a los gustos. Tenía que sacar amoríos, relaciones paterno filiales, grandes tragedias.

Fueron escritas para complacer, no para elevar, como se hace hoy con el cine comercial. Se escribió para ganar dinero. Y aunque hay un fondo que ya hemos explicado y que lo engrandece, porque William sabe meter detrás de la apariencia, lo profundo, aunque expresa algo más de lo que se ve por fuera, daba una de cal y otra de arena. Mostraba la sangre y lanzaba por detrás mensajes para quien supiera cogerlo.

Pero sabía que si no mostraba drama, fracasaba comercialmente.
Recordemos que era lo que le gustaba al pueblo llano que iba a pasar la tarde al teatro con la merienda. Iban a charlar y gustaban de desgarros y desmesura sobreactuada.

Escena de Tito Andrónico, Festival de Mërida 2019Recordemos esto. Cualquier estudioso de la sociología teatral de aquel tiempo lo sabe y debe tenerlo en cuenta al analizar Tito Andrónico. Era un teatro exagerado e inverosímil. Importaba la acción llamativa, no la psicología ni el pensamiento. Eran las deudas de entonces. Y las de ahora.
Tras ello debía esconderse la inteligencia teatral, como se hace hoy. Pero William debía poner delante las muertes, dado que no eran capaces de ver el fondo o no disfrutaban con dicho mensaje, aunque lo vieran. Y esto sigue pasando hoy con gran parte de los espectadores, pero para mal muchas veces.

TITO ANDRÓNICO, UN PERSONAJE GRIEGO.

Un detalle. Tito Andrónico da de comer a Tamora sus propios hijos. Entre todas las crueldades que puedan cometerse, esta es típicamente la más griega de todas. Una venganza dentro de la familia. Una crueldad no sólo física sino también que degrada, envilece afecta al fondo moral del hilo familiar, roto con una crueldad propia de un loco. Aquí vemos al Shaekespeare griego. No podía hacerlo un Tito Andrónico noble. Solo puede justificarlo un Tito loco. Y aquí está el Shaekespeare shaekespeariano.

CONCLUSIÓN.

Gran labor. Gran trabajo invertido y muchísimo esfuerzo, muchísimos ensayos se ven detrás de esta tragedia. Una desagradable y fascinante tragedia con la que “no disfrutamos”. De eso se trataba. Y si la obra lo consigue, Teatro del Noctámbulo también lo consiguió.


IR A MI CANAL DE AUDIOLIBROS gratuitos

Aquí para comprar mi libro de cuentos en amazon (a 0,99)

Suscríbete a mis canales de Ivoox. Te lo podrás descargar todo gratis.

Canal de teatro de ivooxCanal de poemas de ivoox , Canal de filosofía y pensamiento de ivooxCanal de relatos terror y ciencia ficción de ivoox y ahora otros canales. El Cantar de Mío Cid, completo en audiolibro.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La Orestiada Merida Festival 2017, crítica de la obra de teatro de este verano

Pericles príncipe de Tiro. Análisis y crítica

previous article
next article
No comments

leave a comment