a
a
InicioCrítica#Patria novela crítica, de #FernandoAramburu

#Patria novela crítica, de #FernandoAramburu

patria de fernando aramburu

ADVERTENCIA PREVIA.

Advierto que este comentario crítico de #Patria, contienen algunas revelaciones para quien no la haya leído. O sea, que hago spoiler pero ¿cómo comentar cosas si no se alude a ellas? Y a veces hay que explicar lo que ocurre para analizar.

UNA NOVELA CON ÁNIMO DE NEUTRALIDAD

En apariencia, #Patria es neutral y expositiva, pero en esa exposición se ve que el panorama de víctimas y verdugos afecta a todos, provoca dolor en todos. Pese a su apariencia neutral, encierra una idea muy clara de paz y denuncia del terrorismo. Pero hay matices.

ESTILO

#PATRIA NOVELA CRÍTICA. NOVELA DE MARUJAS.

El autor, Fernando Aramburu

El autor, Fernando Aramburu

Pero empecemos hablando del estilo. El modo en que el lector burgués medio se siente identificado con cualquier novela es que tenga un aire cotidiano, familiar, cargado de escenas que conoce. Padres, hijos, tíos, amantes, novios, es algo que funciona, nos sentimos identificados. #Patria se vale de esto.

CÓMO RECORDAR PERSONAJES

Por tanto, #Patria es una novela principalmente de personajes familiares. Pero ¿cómo recordarlos? Dándole a cada uno un chiché indentificable, plástico, atractivo. Y procurando que no sean cliché, o sea, algo mecánico. Aramburu sabe hacerlo. Siendo muchos, los distingue siempre por algo curioso: El padre monta en bicicleta, la hija se enamora de un alemán friki que la traiciona, Guillermo no habla español y no es bueno para los idiomas, un yuppie rescata un bolso de un río… acontecimientos ordinarios que definen a los personajes. Y así se recuerdan. Además, escenas que sitúan a los personajes en aventuras y así los recordamos también: una excursión para ver un partido de fútbol, un viaje a Londres para abortar…
Algunas características son exclusivas de la sociedad vasca, por ejemplo aquellos que viven la presión social, el ansia de paz y comparan la vida en otras regiones con Euskadi.

#PatriaNovela CRÍTICA, OBRA COTILLA.

Y ese modo de escribir se complementa con un estilo casi humorístico . Como si tuviera al lado una vecina que viniera a husmear y lee por encima del hombro, el autor omnisciente intercala preguntas y comentarios a través del estilo indirecto libre. Principalmente dos elementos. Los dichos/refranes y las preguntas.

DICHOS/REFRANES EN #PATRIA NOVELA CRÍTICA

Rueda de prensa de ETAIntroduce formas cotidianas de expresión. Al fin de cuentas ella iba a su bola (Cap 83) Y al final, tanto que decían, los tres entraron… Bittori se arrodilló para echarle unos rezos a la Virgen. (Cap 84) Así parece que la novela lo ha escrito una Mari.

PREGUNTAS

Si Miren supiera, si supiera ¿qué? Pues que sus nietos…(Cap 89)

Como vemos, también las preguntas nos trasmiten una impresión de diálogo. No es un narrador que nos habla desde su soledad de escritor. Se comunica con nosotros en un tú a tú mucho más cercano.

Estas preguntas nos transmiten una información subliminal, rompiéndose la dualidad narrador/lector. El “otro” narrador hace preguntas intrigado por los porqués y detalles. Los signos de interrogación son como agujas de punto de una mentomentodo que se mete con descaro y sinvergonzonería, sin derecho a hacerlo.

Con esto se aleja del tono político. Y da gusto tanto a los aficionados a la “novela cotilleo” como a los que encuentran en su estilo un modo diferente de narrar. A los que buscan “literatura”, en fefinitiva.

LOS TRES RASGOS PERSONALES FORMALES DE #Patria.

– Las preguntas en estilo directo (El estilo directo libre)
– Los verbos separados por barra espaciadora /
– Adverbialización

El primero ya lo he analizaado. Veamos los otros.

LA BARRA ESPACIADORA.

Portada del libroEs ese juego de poner dos o tres verbos juntos, sin elegir ninguno, separados por una barra. Los tres tenían aspecto de proletarios (…) vestidos/disfrazados por las respectivas cónyuges (Cap 71 Hija torcida). De este modo, plantea varios sentimientos o acciones a la vez cuando viene el caso. Con ello, propone un juego estético formal pero también lo usa de manera funcional para atribuir a la misma acción, dos o trés acciones complementarias, sin o más.

Dos extraños fingiendo una confianza/familiaridad… (Cap 114)

No le llegaba la solidaridad/afecto, empatía/comprensión, del otro lado del cristal (Cap 114)

En este último ejemplo, vemos cómo Joxe Mari vive en un mar de sensaciones ante la visita en la cárcel de Gorka y Aramburu aprovecha este rasgo formal inventado para mostrar todas ellas.

ADVERBIALIZACIÓN

Con intención claramente literaria, el autor convierte en adverbios sustantivos o adjetivos imposibles de transformar. Así le incorpora una estética de extrañamiento:

respirantes de la brisa marina (Cap 110)

Esto último lo dijo Gorka brusco, empujante airado de la silla (Cap 114)

LA PROSODIA

La forma peculiar que Aramburu tiene de utilizar el estilo indirecto libre, con una prosa entrecortada y directa, llama la atención.
El estilo mezcla lo que es la narración omnisciente con injerencias del pensamiento de los que viven la acción.

(… vainas de caserío (a doscientas o doscientas ochenta el kilo, ni que tuvieran música), alubias de Tolosa… (cap 84)

Bittori, tú déjame a mí, se empeñó en limpiar los cristales… (cap 84)

Joxe Mai se percató de que a este tipo le pasa algo (Cap 99)

Crea un estilo propio, que al alargarse durante tantas páginas a veces cansa pero que resulta original. Para un lector rápido, es una música, un soniquete, un ritmo entrecortado que, como el reggaeton, puede llegar a entretener y luego a hartar. Para el lector lento, tantos días de reggaeton, como que no. Yo soy un lector medio, más bien tirando a lento cuando quiero paladear y he tenido que alternar la lectura de #Patria novela crítica de Fernando Aramburu con otros textos donde la prosa es más suave y rutinaria. Por problemas de “sonido”. Pero es un sonido prosódico que atrae.

ESTILO ATRAYENTE Y UNIFORME

Su estilo es atrayente. Pese a lo dicho sobre el tonillo reggaeton. Al que le guste este estilo le va a gustar mucho. Pero leídas las treinta primera páginas que sepa que todo va a ser así, hasta el final. Desde luego, a mí me atrae. Me gusta su estilo.

ESCENAS CORTAS

Calle del País Vasco#Patria novela crítica tiene la habilidad de no prolongar mucho la narración de cada episodio entreteniéndose en desarrollos interminables. La novela se divide en varios capítulos o escenas, 125, y cada uno tiene su medida justa y cuenta lo imprescindible, sin alargarse ni más ni menos. Eso habla en su favor. Eso nos revela que estamos ante un escritor con muy buen oficio que sabe cuáles son los handicaps de lectura actuales, donde la gente quiere cositas cortas y que vayan al grano.

HIGHT CONCEPT

Pero #FernandoAramburu no usa en #Patria novela crítica el recurso de la marujada familiar por capricho y sin sentirla. Se implica. La vida cotidiana de dos familias se fusiona con el drama terrorista para mostrar cómo afecta y destruye paz y relaciones. Es el high concept, la gran idea. La gran idea consiste en enfocar el terrorismo como elemento que distorsiona la vida cotidiana. Por tanto, no vive este recurso de la novela burguesa como una impostura para vender. Está justificado.

DENSIDAD NARRATIVA

Realmente, Fernando Aramburu vive esta deconstrucción y reestructuración de familias tras un crimen como algo necesario, algo que necesita contar. Y que los capítulos se vean impregnados de esto, aunque algunos resulten anodinos, les da densidad . Lo siente así. Incluso los episodios en apariencia prescindibles tienen la función de amalgamar .

El pensamiento interior de los personajes, el desarrollo denso, minucioso, matizado de las aventuras y el hecho de que haya muchas aventuras y breves, también le da densidad.

FLASHBACK Y FLASHFORWARD.

Autor de #Patria, firmando librosEn #Patria novela crítica, hay un hábil juego con saltos hacia atrás y hacia adelante en el desarrollo de la historia. Hay una funcionalidad de este recurso. Consiste en que veamos el antes y el después de la vida de cada familia para ver cómo se ha roto, se ha reestructurado, ha cambiado a las personas, las ha reconducido. Ver cómo eran antes y después del crimen.
De pronto, la dificultad cotidiana de vivir se suma a las secuelas del atentado. Y las secuelas existen uno y otro bando, esto también es importante. Tanto en la familia de la víctima como la del etarra. De modo diverso y a la vez similar.

Para darse cuenta de la efectividad de los continuos saltos hacia delante y atrás tenemos que plantearnos cuál hubiera sido el resultado de haber puesto los acontecimientos en línea. Probablemente no hubiéramos tenido “nostalgia” de la vida anterior al crimen y el efecto del destrozo no hubiera sido realimentado con el “recuerdo” de “cómo eran las cosas antes. Al alternar pasado y presente vemos al difunto vivo y luego a la familia llorando su muerte… y luego vivo otra vez. Y si esto se repite durante toda la novela, tenemos un resultado global que subraya una de las intenciones del autor, contarnos el efecto anímico y sentimental de los crímenes etarras en los particulares.

CALEIDOSCOPIO SENTIMENTAL

Paisaje de pueblo vascoOtro aspecto de #Patria novela crítica es el ansia de paz. Esa ansia de paz de la familia de la víctima predomina sobre cualquier otro sentimiento. Aunque hay otros, como la idea de que todos estos crímenes han causado un estado insoportable en la relación social vasca, que hay una subyacente ansia de venganza, psicología de madres que mezclan su ideología abertzale o no, con su posición de matriarcado dentro de una familia rota, unas y otras… con todo ello Aramburu elabora una novela caleidoscópica llena de matices. Intenta acercarse a la objetividad. Intenta reflejar el interior sociológico. Intenta captar las entrañas sentimentales, incluso cuando intenta perfilar el dolor por la #Patria vasca que siente la familia del etarra.

Pero Fernando Aramburu no cae en la trampa de la sensibilidad, de la parcialidad ni fuerza situaciones. Se centra en los personajes y se aparta poco de la sentimentalidad para que sean ellos quienes se expresen. Cualquier ideología, cualquier pensamiento político, es una opinión de este o aquel personaje. Así da esa visión no política del “problema vasco”.

PERSONAJES

Quizá sea necesaria una novela tan larga para jugar con tantos matices y analizar con plenitud el panorama sociológico que pretende. Desde el homosexual débil y pacífico a la chica alegre que no quiere líos de política, al empresario aguerrido y luchador, a la madre que psicológicamente se ve obligada a ponerse al lado del hijo para justificar su delito, el allegado español, la chica internacional cuyo destino natural sería Europa, pasando por el médico taciturno y asocial. Todo un caleidoscopio. Fernando Aramburu pretende abarcar a la mayor parte posible. A través del salto atrás y adelante vemos las consecuencias y cómo se vivía antes y después para tener una visión conjunta, con continuos recordatorios en cada uno.

IDEOLOGÍA DE #PatriaNovela DE FERNANDO ARAMBURU

Lo primero, preguntarse si podría haberse escrito en tiempos en que ETA mataba. Las reacciones extremistas en contra hubieran desaconsejado su publicación. Al fin y al cabo, propio de la burguesía es tener miedo. Aramburu hubiera tenido de pasear con escolta. Y uno de los elementos que se reflejan en esta novela es el miedo que provoca ETA. Tal vez esta visión no abertzale de ETA hubiera sido suficiente para que ETA lo amenazara.
Con toda la precaución del mundo, sin embargo, Fernando Aramburu procura dar a todas las escenas la misma intensidad. Se disciplina para que el aire de Maruja que dijimos prevalezca sobre la interpretación política. Pero subyace una idea contra ETA.

EL AIRE Y LA IDEOLOGÍA

El aire es la rutina cotidiana, como se ha dicho y el problema se imbrica en ella.
Fernando Aramburu simplemente muestra. Pero aun así, en algunos detalles como la selección de la víctima y del asesino se ve por dónde camina el autor. Elegir a la víctima y al asesino implica dónde se posiciona.

EN CONTRA DE ETA

LA DICTADURA DEL PROLETARIADO

Sin duda alguna, FernAurresku, fiestas San Sebastiánando Aramburu se posiciona contra ETA. Refleja sin pudor y gran claridad lo que se esconde tras las intenciones finales de la independencia vasca. No sólo se trata de independencia sino de cambiar el modelo capitalista por otro socialista pero dictatorial. Es decir, una dictadura del proletariado.
En una escena, los propios gudaris creen que serán los futuros dirigentes y gobernantes de esa #Patria vasca socialista y marxista. En las Fiestas de San Sebastián, desde el monte, los etarras desprecian a los que se divierten mientras ellos luchan. La respuesta de un etarra: “cuando nosotros gobernemos bailaran con nuestra música”. Explícitamente se ve a sí mismo como un gobernante futuro que marca las pautas de modo dictatorial y que obliga al pueblo a someterse. Ese es su sueño.

Teniendo en cuenta que nadie se ve a sí mismo como un dictador, entendemos que imponer “la justicia” es bueno. Así piensa el fascismo. Y dado que se hace por el bien del pueblo, si la gente se niega, “me dan ganas de disparar contra ellos”.
Queda claro así que los refleja como fascistas. Desprecio y muerte a quien no piensa como yo porque apoyan a quienes dominan y oprimen a la #Patria vasca. Ni siquiera tendría esa gente derecho a divertirse si realmente quieren la liberación de Euskadi.

OTRO EJEMPLO DE FASCISMO

Otro detalle es como le roban a Gorka el dinero ganado honradamente en unas justas literarias y cómo “se le obliga” a no aceptar dinero del Estado. O si lo acepta, donarlo a ETA. Son detalles que también posicionan a Fernando Aramburu en contra de ETA y donde el autor no se priva de señalar el carácter dictatorial de la banda. Una banda que niega la voluntad y el derecho individual de los ciudadanos.

EL MIEDO A NO SER ABERTZALE.

Manifestación contra dispersión de presosUno de los personajes secundarios de #Patria novela crítica se acerca a Bittori, víctima del terrorismo, y le confiesa que no es abertzale pero le pide que no lo pregone porque no quiere tener al pueblo en contra. Otro ejemplo de cómo Aramburu denuncia el silencio obligado de esta dictadura criminal. Hoy es una novela políticamente correcta por ello, a favor de las víctimas . Me pregunto cómo hubiera sido vista en tiempos pasados.

PERSONAJES/IDEOLOGÍA

YO NO SOY FACHA.

¿Pero todo es contra ETA? Ya dije antes que la selección de víctima y verdugo es significativa y posiciona al autor. Veamos cómo.

TXATO

Txato es la víctima, un autónomo que se ha ganado a pulso su riqueza trabajando en su empresa de camiones, vasco de origen. Todo ello le convierte en un héroe cotidiano. Un hombre que además no tiene miedo porque considera que no ha hecho ningún mal al País Vasco. Da trabajo a la gente y no pertenece a ninguna multinacional. Es un autónomo privado. Es decir, es un modelo de persona a la que no se le puede matar, cuya muerte es injusta.

Incluso ha pagado el impuesto revolucionario una vez y hay un error de cuentas en ETA. No es rico, porque ha pedido un crédito. Un personaje aureolado además por su condición de hombre sencillo y apolítico.Empresa de Txato
Esto se hace por motivos narrativos, para darle a la novela mayor profundidad en su aspecto familiar y cotidiano y en la crueldad de la muerte injusta. Narrativamente da juego. Una víctima más “política” hubiera restado poder a esta intención .
Y es por eso que Aramburu no elige a un directivo del Carrefour o de El Corte Inglés, (de una multinacional, vaya) ni a un potentado estilo Amancio Prada. Ni un guardia civil o policía. Porque pretende transmitirnos el dolor entre familias a nivel medio bajo, y no construir una novela política. Otro tipo de víctima hubiera alterado su tono y filosofía de fondo, como narración.

LAS VIRTUDES DE TXATO.

Pero atribuye como méritos para convertirle en víctima injusta cuestiones políticamente correctas de la izquierda moderada: habla euskera, se considera vasco y es hijo de un gudari que luchó contra Franco. Es así como Fernando Aramburu se apunta al bando de los demócratas antifranquistas, o cercano al antifranquismo, dejando entrever su posición ¿liberal? ¿de izquierdas demócrata?. ¿Socialista? Socialista moderado demócrata, parece. En ese espectro.

NO ES UNA NOVELA POLÍTICA, PERO…

#Patria novela crítica no es, en absoluto, una novela política. Pero dado que el 90% de los asesinados por ETA son militares, guardias civiles o policías y muchas víctimas fueron empresarios potentados con fortuna, podemos decir que la víctima elegida es minoritaria y aquí también hallamos una selección, por motivos narrativos, que no hace justicia al problema vasco. Pero estamos en novela y las novelas tienen permitido, por motivos narrativos, estos puntos de vista.

Guardias civiles encapuchados¿Y QUÉ TAL UNA VÍCTIMA GUARDIA CIVIL?

Porque si hubiera elegido a un guardia civil para contar lo mala que es ETA, no habría podido. Los guardias civiles son torturadores para Aramburu tal como aparece en su novela, y se hubiera alejado del aire familiar.

Pero si hubiera metido un personaje guardia civil o policía, aunque fuera secundario, le hubiera dado texto e intervención y fuera noble, ¿no hubiera estado más compensada la historia? ¿No hubiera matizado el arquetipo del guardia civil torturador también como elemento de narración, además de hacer justicia? ¿Ustedes qué creen?

¿QUÉ TAL UNA VÍCTIMA EMPRESARIO DE UNA MULTINACIONAL?

Lo mismo hubiera pasado con una víctima servil al gran capitalismo. Defender que el crimen es justo hubiera sido más problemático. Es como si, en la conciencia social, o más bien debiéramos decir en los complejos intelectuales sociales, no cupiera defender a policías, guardias civiles, militares o ricos.

Es como si por colocarlos como víctimas los defendieras o si por defenderlos tuvieras que ser menos progre y para que la novela funcione en la actualidad, según los valores actuales, había que calmar conciencias ideológicas del ciudadano medio. No podía ser ni un “perro del estado” ni un “especulador”. Porque ser rico es ser especulador en la conciencia media, y ser policía es ser torturador. Una cosa va con otra en la conciencia social actual. Si no quieres ser facha, claro.
Si proponía un personaje militar, muchos progres hubieran tomado a Aramburu por facha, ¿no? Y la novela hubiera pasado al plano político.
Eligiendo a Txato, el lector progresista no tendrá problemas de conciencia.

Emiliano Revilla, empresario secuestrado por ETACon Txato, asumimos el prototipo de “víctima aceptable”. Otra cosa es que esto acabe resultando una debilidad de fondo de la novela, al huir de riesgos y no plantear “contrastes problemáticos”. Eso le permite centrarse en el problema individual y familiar, sí, pero no deja de ser un “juego interesado” que tenemos presente mientras leemos.

MÁS PERSONAJES/IDEOLOGÍA

ARANXA, UNA LECCIÓN DEL DESTINO.

Con Aranxa, la lección es la siguiente: Más allá de las razones políticas, la fatalidad y el destino también pueden destrozar una familia como el ictus de Arantxa.
Ambas rupturas familiares se comparan, asesinato de Txato e ictus. Conforman la filosofía final de la obra. El final es este, la comparativa.
La situación de la familia del etarra Joxe Mari con una hermana que queda parapléjica inevitablemente nos recuerda la de muchas familias víctimas del terrorismo que, de la noche a la mañana y sin culpa alguna, se encontraron con un familiar mutilado al que tenían que cuidar.

Sin que Aramburu dé clases ideológicas, el simple hecho de que Miren, la madre del etarra, sufra este castigo con su hija Arantxa, compara y contrasta, le obliga a sufrir en sus propias carnes un dolor similar al que causó su hijo. Como narrador hace bien en limitarse a mostrarlo, sin opinar, dejando el cien por cien de su opinión a los propios hechos que aparecen. Buen narrador.

ARANXA, MUERTES JUSTAS, MUERTES INJUSTAS

Si Aranxa hubiera sido víctima de una paliza por parte de las fuerzas del Estado, o quizá de la preparación de una bomba siendo etarra, o cualquier fatalidad relacionada con el terrorismo o siquiera un accidente de tráfico, el problema hubiera sido distinto. Miren, la madre, hubiera tenido a quién echar la culpa: a España, (represión, víctima de la guerra contra España), o a un imprudente que se saltó un stop. Miren hubiera tenido ocasión de cubrir su dolor con ira.Aranxa, personaje de #Patria

Pero un ictus del que nadie tiene culpa le priva a de enemigos, esos que siempre buscan los culpables para eximirse. Además, sospecho que el único culpable para Miren, San Ignacio de Loyola, no vaya a ser suficiente.

Las víctimas del terrorismo no tienen una ideología que defender, no son fanáticos de nada. Su dolor no tiene culpables. O tal vez sí. Acaso para la víctima surge ahora un odio hacia lo abertzale. Cosa de la que se priva a Miren para que sienta el dolor de fondo de la desolación sin ideología con Aranxa. Miren se han quedado tan sólo con la desgracia igual que las víctimas del terrorismo se quedan sólo con la muerte, con la mutilación.

JOXE MARI, OTRO EJEMPLO DE LA IDEOLOGÍA CONTRA ETA

Joxe Maria es un inculto. Lo demuestra en contraste con su hermano Gorka. Además, ha caído en la mafia y tiene sometido y acojonado a su hermano. En esa habitación, Aramburu presenta a dos tipos de vasco, uno pacífico e intelectual que no está pendiente de la liberación de Euskadi y otro que incluso se burla de todo aquello que signifique inteligencia, de su hermano, de sus libros, dibujando así un arquetipo de terrorista de bajo nivel intelectual. El hecho de que ambos pertenezcan a la misma familia es un guiño de Aramburu de que la elección es voluntaria. Nadie le obligaba a ser etarra.

GORKA, COMO PERSONAJE Y COMO CONTRASTE DE JOXE MARI

encarcelado asoma sus manos por la rejaFrente a él, Gorka, el hermano, no solo se define como personaje individual muy real y lleno de sustancia verosímil, sino que marca el contrapunto con Joxe Mari. Más culto y, a la postre, homosexual. Epítome del vasquismo correcto: pacífico, intelectual,

Además Gorka es una víctima más del terrorismo exponiendo Aramburu que las víctimas también estaban en la propia casa de los etarras, punto de vista original. Teme las consecuencias de que su hermano se entere de que no le atrae lo abertzale, bajo la amenaza de ser considerado un traidor.

LA GUARDIA CIVIL

¿Y quiénes son los guardias civiles? Por supuesto, tienen el mismo nivel de brutalidad que los etarras. Porque para equilibrar la balanza y situarse dónde quiere situarse políticamente el autor, la Guardia Civil debe aparecer (en las únicas dos o tres escenas que se plantean) como un arma de fuerza, como un poder del Estado, como unos torturadores no sólo a través de la opinión de los personajes, sino en las escenas físicas superficiales, la aventura externa. Y es la única opinión que aparece en la obra sobre los guardias civiles.

Guardia civil detiene a etarraCuando la Guardia Civil encuentra ikurriñas en un maletero o cuando asalta la casa de Miren en busca de Joxé Mari, su actitud es brutal. La brutalidad policial, ejercida contra Koldo, otro momento. Y también en las torturas tanto a terroristas detenidos como cuando fuerzan a unos etarras para sacarles información. Incluso se sugiere que ponen pruebas falsas cuando le hacen tocar una pistola a Joxe Mari.

Esta visión de la Guardia Civil es única en #Patria novela crítica. Es la visión políticamente correcta de una izquierda moderada que quiere la paz pero que reconoce malos tratos de la Guardia Civil “por sistema”. Porque ese es el pensamiento correcto. Porque no debe haber fisuras en esto. Porque poner en duda esto o hacer matices con un poli bueno, colocaría al autor en una posición menos “democrática”, más “facha”, como dijimos.
Todo es muy sutil pero repito que si Fernando Aramburu hubiera tenido la gentileza de poner como personaje a un guardia civil bueno, aunque sea muy secundario, tal vez se hubiera hecho más justicia con la realidad. Y no se hubiera traicionado el aire familiar que se pretendía. Porque de hecho se hace. Se hace con un concejal del PP.

UNA CURIOSA SUGERENCIA

Pero acaso hay una sugerencia de trasfondo a este respecto. Puede que esas torturas sugeridas o mostradas fueran necesarias para ablandar a ETA. Lo dice Joxe Mari: los miembros de la banda tienen miedo a las torturas y eso los divide y los conducen a renunciar. O “por culpa de los GAL, a los militantes no les queda más remedio que extremar las precauciones” (Cap 64 Dónde está mi hijo) .

¿Se nos está haciendo un guiño de forma subrepticia? ¿En el fondo las torturas fueron eficaces? Tal vez podamos hacer esa lectura pero es una lectura de fondo y voluntaria. Torturar es malo, pero ¿fue eficaz esa tortura? Delega la responsabilidad en los personajes, en sus opiniones y declaraciones.

Y OTRA CURIOSA SUGERENCIA

Etarra ante el juezLa Guardia Civil tortura sin dejar señales físicas. Y también vemos la desidia de los médicos forenses y de los jueces cuando los etarras denuncian estas torturas. Es decir, se critica el sistema judicial.
En ningún momento se plantea la posibilidad de que el etarra mienta cuando denuncia torturas. En absoluto. Fernando Aramburu nos dice que, en efecto, las torturas han existido y que son verdad. Una verdad que ni los jueces creen, porque no hay pruebas. Los etarras también serían capaces de mentir, digo yo. Pues no. En ninguna se nos muestra que mientan, ni siquiera a través de un personaje secundario. Es una decisión del narrador más allá de la efectividad de la novela como drama familiar. Haber colocado una sola escena breve así, hubiera compensado, no hubiera desbaratado la filosofía de fondo. No mostrar ciertas escenas también implica posición ideológica.

Que la guardia civil obligue a Jose Mari a tocar una pistola para presentar pruebas falsas nos hace pensar que a muchos etarras se los ha condenado injustamente. No se dice más pero también esta sugerencia queda abierta.

EL PP

El hecho de que Manolo, el que ayuda a Guillermo a encontrar trabajo, sea un concejal del PP, además simpático, y posteriormente asesinado, y el enfrentamiento posterior de Aranxa en casa de los familiares etarras, plantea esa curiosa dualidad donde el narrador juega contra sí mismo con ambas fichas del tablero, dotes de buen narrador. La muerte de Manolo también es injusta porque es una persona buena en el ámbito personal. Como a Txato, se le añaden actos generosos para personalizarle, más allá de la ideología. Aumenta su calidad humana y hace más injusta su muerte.Atentado terrorista.

JOSÉ MARI, UN PUNTO DE CONTRICCION

Pero Joxé Mari no es un absoluto monstruo, sino también otra víctima de ETA. Esa es la conclusión. En los últimos compases es capaz de pedir perdón, a regañadientes y a su modo, pese a su orgullo. Pese a la cárcel ideológica en la que vive.
Además, también se nos revela que no ha matado al Txato, al menos personalmente.
En este último punto de contrición donjuanesco, se nos habla de esperanza.

#PATRIA NOVELA CRÍTICA. CONCLUSIÓN

En conclusión, una novela fuertemente construida, que hace pensar, que toca muchos aspectos, que invita a la conversación, al debate, tanto intradiegético como extradiegético, que te engancha desde el principio hasta el fin, con una prosa limpia y amena, jugosa, cargada de anécdotas, en las que pasan muchas cosas. Un texto entretenido, de gran calidad literaria. El autor sabe sumergirse en secretos más profundos que esconde el alma humana. Muy, pero que muy recomendable.

CRÍTICAS Y ANÁLISIS DE OTRAS NOVELAS EN ESTA WEB

Lágrimas en la lluvia, de Rosa Montero

(cuidado, cuando te suscribas debes confirmar después en tu correo. Si no, no te llegarán los avisos de nuevos artículos -newsletters-) Visita mi canal de YouTube de audiolibros gratis. Moisés de las Heras Fernández

Este blog es propiedad de Moisés de las Heras Fernández y todo su contenido se publica bajo licencia de Creative Commons logo de licencia Creative Commonds

!Comparte¡

Post Tags
Sin comentarios

Escribe un comentario