a
a
HomeEnsayo-negligencia- PREVENIR LA NEGLIGENCIA

-negligencia- PREVENIR LA NEGLIGENCIA

gente discutiendo, varias personas a punto de pegarse. Hombres.

Yo no sé cómo será en otros países, pero si quieres ser eficaz en España, hay una máxima que no debes olvidar. Prevenir la negligencia ajena.

Imagine que hacemos un pastel. Pepe se ocupa de la harina, Vicente el horno, Luis la crema, Ana la nata, Joaquina nueces y licores y Antonio guindas. Fernando es el maestro pastelero. Si fuéramos americanos o ingleses, Fernando recibiría a la prensa mientras el pastel se hace y una vez terminado, tachán, ahí está, a tiempo y delicioso. Eso si fuéramos ingleses.

Cocineros discutiendo, hombre y mujer. NegligenciaPero somos españoles y si Fernando quiere que salga debe hacer lo siguiente: preguntar a Joaquina por el licor, descubrirá que se ha equivocado de botella pero claro, es que… Vigilar, porque Pepe ha comprado la mitad de la harina y no llega, para luego salir corriendo (Fernando) al super, porque claro… ¿y la crema? ¡¡Ay, que Luis le ha echado sal!! ¡A repetirla! (Fernando lo hace) y es que, como los botes se parecen… ¿y el horno? Pues no sé, no va, y Vicente lo toquetea pero nada más… ¿Y las guindas? ¿Qué guindas? ¡Tú no me encargasteeee!

Fernando deberá prevenir la negligencia cuando reparta el trabajo, y luego será él quien lo haga todo… y, además deberá contar con intuición adivinatoria suficiente para saber en qué exactamente la van a cagar, porque la cagan seguro. Y por mucho que prevenga, fallará. ¿Y por qué somos así? Porque estamos más pendientes de si «el otro hace» que de currar nosotros.

Repartir el trabajo en España no es posible. Tienes cuatro tareas: las tuyas, las ajenas, fingir que dejas libertad y no ofender cuando corriges. Total, que tardas menos solo. Tener colaboradores implica ir de profesor de autoescuela, corrigiendo constantemente y al final, se abrirá el telón y, qué pena, las nueces estaban rancias. Uno no puede estar en todo.

¿No está usted de acuerdo? Pues tenga cuidado porque sólo hay cuatro opciones: o es usted muy bueno, o trabaja usted en Alemania, o tiene unas bajas expectativas de colaboración y se conforma con cualquier cosa o lo peor, es usted el negligente y claro está, el negligente está contentísimo y le parece que la colaboración funciona que te cagas, porque como se lo hacen todo. Hágaselo mirar.

Publicado en prensa de papel (La Voz del Tajo- Talavera de la Reina) el 29 de NOVIEMBRE de 2016)

 

OTROS ARTÍCULOS SOBRE EL MISMO TEMA (pincha en la foto)

iconovendedorblogliterariolluviaenelmar

PROFESIONALES

Dibujo de Ibañez, Pepe gotera enfadado mientras Otilio mira cómo ha quedado un trabajo, con el martillo en la mano y clavos en la boca

EL «NO SÉ» ESPAÑOL

No comments

leave a comment