a
a
HomeCríticaLa Corte del Faraón Festival de Mérida 2019

La Corte del Faraón Festival de Mérida 2019

festival teatro clasico romano de mérida 2019

Representación de la Corte del Faraón Festival de Mérida 2019, 15 de agosto.

UNA BASE SÓLIDA

De todos los espectáculos que ofrece el Festival de teatro de Mérida este año 2019, la Corte del Faraón es, a falta de alguno que no pude ir, de los más espectaculares. De entrada, juega con la ventaja de la música de Vicente Lleó y el libreto de Guillermo Perrin y Miguel de Palacios que, según recuerda el programa de mano, triunfaron con esta zarzuela en 1910

La Corte del Faraón original, por la calidad de libreto y música, ya constituyen una base lo suficientemente poderosa que garantiza el éxito.

UN TEMA EFECTIVO.

Festival de teatro clásico de Mérida 2019Y es que la Corte del Faraón lo tiene todo. Música popular, vistosa, agradable, simpática. Y además un tema que no necesita chistes prodigiosos para que la gente disfrute. Porque tratándose del erotismo, la propia vergüenza natural de tal asunto nos atrae, tanto con morbosidad, como con malicia. Y sonreímos. El erotismo en comedia ya da buenos resultados de por sí. También vulgares, pero en este caso, el paso del tiempo ha pulido esa vulgaridad.

LA TRAMA.

Y es que la idea de los libretistas, aunque no plantea un enredo demasiado complejo, sin embargo, deposita su fuerza en esta original situación “nunca vista”, la de una mujer que desea sexo y persigue a los hombres, y no al revés. Este punto de vista añade tal interés al planteamiento narrativo que un argumento más complejo distraería. Sobre todo, en aquellos tiempos. Llamaba la atención la libertad de la mujer así como la debilidad de los hombres, uno por impotente y otro por beato. Se invertían los papeles y dio resultado. Además, la época era propicia y el escándalo mayor entonces que ahora. Ahora la sensación de escándalo en tal planteamiento, no existe. Es una cuestión de pensamiento y cultura de hace cien años y ahora.

UN GRAN ESPECTÁCULO.

LA PUESTA EN ESCENA.

Pero vayamos a la puesta en escena de esa producción.

Festival de teatro clásico de Mérida 2019La compañía El Negrito Producciones aprovecha todos los recursos que ofrece este clásico y cuida y mima de modo dinámico y espectacular los elementos coreográficos, dancísticos y cantables.

Porque si la obra ya sugería en el siglo pasado al montador que se esforzara con alegría, imprimiendo dinamismo al montaje, esta Corte del Faraón Festival de Mérida 2019 se recrea con mayor libertad y conocimientos escénicos que probablemente entonces tuvieran. Hoy el mundo del arte también ha progresado para sacarle más brillo a la Corte del Faraón. Hoy más y mejores ideas permiten para llevar la obra a la cumbre de sus posibilidades. Y el Negrito Producciones lo hace con una gran puesta en escena

COREOGRAFÍAS SIMPÁTICAS.

Y esto ya se ven en las coreografías, simpáticas, divertidas, cargadas buen rollo, de optimismo, alegría en los movimientos. Tanto en los coordinados con el cuerpo de baile, como en los individuales o en las coreografías no musicales

Porque hay que distinguir las tres clases de coreografía: de diálogo, de movimiento actoral y de baile.

COREOGRAFÍA DE MOVIMIENTO ACTORAL

En la de movimiento actoral, hay que coreografiar. Por ejemplo, el “corre que te pillo”, alrededor de un lecho egipcio, tanto de Lota persiguiendo a Putifar como de Lota también persiguiendo a José. Ambos huyen de la chica, pero hay que hacer variado el juego para que las carreras no sean iguales y esto se cuida.

COREOGRAFÍA CON DIÁLOGO

Festival de teatro clásico de Mérida 2019De igual modo el movimiento durante el diálogo se cuida con desplazamientos sobre la escena y gesticulaciones cómicas bien coreografiadas.

Todo ello da mucho dinamismo a la comedia, a veces en verso, a veces no. Lo vemos por ejemplo en la coreografía del vendedor de esclavos que trae atado a José y el juego con la cuerda y la egipcia que les sale al encuentro. Variado y dinámico

COREOGRAFÍA DE BAILES.

De bailes y cantables. A destacar el baile de los druidas. A ir cubiertos con capiruchos de Semana Santa (o Ku Klux Klan), para dar dinamismo al baile. el coreógrafo tiene que jugar con la torsión de cabezas y cuerpos puesto que está anulada la gestualidad y los movimientos de cuello y cabeza.

El resto de coreografías juegan con movimientos humorísticos a tono con el tema.

LAS CANCIONES

Festival de teatro clásico de Mérida 2019La Corte del Faraón Festival de Mérida 2019 además se enriquece con buenos cantantes. Aclaremos: no entiendo de canto. Y cantar son palabras mayores. Cantar y actuar son disciplinas obligadas en Brodway desde hace décadas y aquí acabamos de empezar y tenemos lo que tenemos. Todo depende de con qué lo compares. Pero el resultado es satisfactorio. Imagino que con cantores mejores, la comparativa no resistiría, pero La Corte del Faraón Festival de Mérida 2019 satisface. Está producción nos ha gustado y la hemos disfrutado. Para mí, que ya digo no entiendo, los gorgoritos eran respetables.

Acaso tenía la sensación de que la música empastillada podría haberse oído con mayor claridad, porque a veces la letra no se entendía, pero como no tenemos la comparativa, pasa igual.

Y cuando llegaban los números conocidos como el garrotín o la del “Casto José”, todo nos poníamos a tararear y se nos pintaba la sonrisa en la boca.

EL GÉNERO DEL VODEVIL UN GUIÑO HISTÓRICO

Y la gran idea del montaje es plantear a una directora de pista de este circo. Itziar Castro se encarga. Ella es la gran vedette que pone a los personajes en marcha. La letrista Juana y Ricard Reguant junto con la que imagino hija de Reguant, Xenia Reguant, configuran esta idea basándose en otro clásico de los años veinte, el vodevil.

Vodevil en Festival Teatro romano meridaEs conocida la vedette que baja del escenario y desafía con procacidad y descaro al público. Se lo hemos visto hacer a Sara Montiel, a Norma Duval y, si recuerdan, a Manolita Chen en aquellos espectáculos de feria.

La vedette baja y pone en compromiso al respetable. Con muy buen ojo, se aproxima a los más tímidos o ancianos. Se sienta en sus rodillas y se insinúa. También de manera deslenguada se dirige a las sufridas esposas fingiendo que compite con ellas en procacidad. Es un género que estuvo de moda en los años 20, que siempre se ha podido ver en tiempos de represión sexual como en los años de la dictadura y con gran acierto no se olvidan del subgénero.

Detienen la obra para hacer este guiño histórico. Un gran acierto que nos dice que los adaptadores estudian el texto y lo adaptan con conocimientos y memoria histórica. Hay un sentido histórico, cultural, en la propuesta.

EL VODEVIL EN 2019

Festival de teatro clásico de Mérida 2019Y es que el subgénero sigue siendo efectivo hoy. Fue en su día un modo de liberar la sexualidad. Y hoy, ya liberados sexualemente al menos desde el punto de vista social -alguno quedará reprimido por ahí-, sin embargo, el público sigue respondiendo del mismo modo: unos se avergüenzan, otros creen estar ante una oportunidad sexual y responden con la misma caradura.

ITZIAR CASTRO, LA VEDETTE.

E Itziar Castro sabe poner en pie el género con desparpajo, soltura y, además, cosa muy importante, con una gran inteligencia. Se ríe de sí misma, cuenta con una serie de chistes ingeniosos ya preparados y los sabe soltar según conviene. Aquello del Ferrero Rocher o aquello de “¿dónde tiene su marido el móvil?” Chistes divertidos y muchos de ellos ya oídos en el género.

El caso es que también a través de esta recuperación del subgénero podemos trasladarnos a aquellos felices años 10 o 20 previos a la guerra civil española.

LA CORTE DEL FARAÓN 2019, MUSICAL Y ZARZUELA

La zarzuela, si lo vamos a ver, hoy se llama musical. Si a alguien se le ocurriera escribir hoy zarzuela, no podría. Lo tendría que vender como musical.

Festival de teatro clásico de Mérida 2019Entre ópera, zarzuela, y musical hay a veces pocas diferencias. La zarzuela y la ópera coinciden en que mostrar protagonistas son serios mientras que sus criados asumen la parte cómica, como en el teatro del Siglo de Oro. Pero también hay Zarzuelas solamente serias y óperas sin la parte cómica.

En el musical también hay elementos serios y cómicos. ¿O acaso en El Rey León no hay parte seria en el enfrentamiento del tío y el sobrino o en el amor entre Nala y Simba? A la vez parte cómica con los “criados” Timón y Pumba. El musical, la zarzuela y la ópera, por tanto, como vemos, son géneros parecidos.

Es por eso que, a la salida, mientras algunos identificaban números musicales añadidos, tal vez traídos de otras zarzuelas, otros comparaban esta Corte del Faraón con películas Disney. En fin. Hay de todo en la viña del señor.

LA CORTE DEL FARAÓN DE 1910: ALGO MÁS QUE UNA ZARZUELA. UN ANÁLISIS SOCIOLÓGICO.

Pero quiero volver a la Zarzuela original porque es de imaginar que el furor uterino de una mujer, como he dicho, fuera más escandaloso que hoy. A la vez que novedoso y liberador para algunos, también fue mal visto por una España de cerrado y sacristía de principios de siglo XX y dio ocasión al escándalo mayúsculo.

La Corte del Faraon Festival de teatro clásico de Mérida 2019Ya sabemos cómo llaman a las mujeres sexualmente activa en los sectores más reprimidos. Imagínenlo en 1910.

Es por eso que probablemente no sería vista como simple zarzuela, sino que serviría de arma arrojadiza de las dos Españas. ¿Es por eso su triunfo? Probablemente, esta circunstancia añadida contribuiría en gran medida a esas famosas setecientas representaciones. Unos por la libertad que suponía, otros por fastidiar, acudirían. Otros por el morbo a que les invitaba la reacción reaccionaria. Porque los libretistas provocaron al tratar un tema bíblico que podría ofender al sector religioso. Y por eso es de pensar que no todos iban para ver la zarzuela. Es una suposición histórica, pero conociendo a los españoles, no andaré muy lejos en mi análisis.

UN DESAFÍO AL GÉNERO

Y también entrarían en liza los puristas. Porque hasta la Corte del Faraón, el género zarzuelístico había pugnado por estar a la altura de la ópera. Al rebajar el tono en esta zarzuela y rebajarla a simple comedia, la acusarían de degeneración. Una acusación que encerraría mucho de moralismo beato. Por tanto, imaginen las múltiples caras del escándalo en 1910.

LA CORTE DEL FARAÓN FESTIVAL DE MÉRIDA 2019. EL SEXO EN EL SIGLO XXI

Pero hoy, la Corte del Faraón Festival de Mérida 2019 es un juego inocente. La puede ver hasta un niño de trece años porque tenemos otra mentalidad. Hoy, que podemos acceder a un sexo mucho más explícito en un telefilme noruego de las tres de la tarde y ya no digo internet, la Corte del Faraón es un juguete inofensivo. Podría compararse al escándalo que originó el traje de baño femenino a fines del XIX, acusado de obsceno y pecaminoso. Igual puede verse hoy. Los tiempos cambian y hay que juzgar la historia según el pensamiento de cada época. Hasta el franquismo y su visión puritana que lo censuró debería verse hoy con la misma conmiseración en su ridiculez, como hizo García Sánchez en su película de 1985 con Ana Belén y Antonio Banderas, sin ir más lejos.

EL HOMENAJE A LA PELÍCULA DE GARCÍA SÁNCHEZ

antonio banderas y ana belenY no podía faltar el homenaje a aquella película donde también estaban Fernando Fernán Gómez, Agustín González y otros grandes. Era también necesario el guiño porque esta Corte del Faraón en cine es un referente que todos tenemos en el imaginario colectivo. Lo que no entiendo es que, más allá de esta parodia tan bien llevada a cabo por Joan Carles Bestard, la escena rezume casi dolor, como si esa parodia contuviera rencor.

LA REPRESIÓN DEL ARTE EN EL SIGLO XXI.

Y es que uno se pregunta ¿de verdad los artistas, concretamente los artistas de izquierdas, se sienten reprimidos hoy en su libertad de expresión? ¿Acaso temen un regreso de la represión? Por fortuna, hoy nadie prohíbe representar nada ni es rechazado por proclamar esta o aquella idea, cualquiera que sea. Para los que nos sentimos libres en este sentido, convertir la Corte del Faraón Festival de Mérida 2019 en un mitin reivindicativo de dicha libertad parando la obra para hablarnos como si hoy la sufriéramos, no tenía mucho sentido.

La crítica a la represión franquista o la que sufriera por parte del sector rancio en 1910 debería haber sido histórico, con simpatía, como una forma de pensar antigua ya superada, como ya he referido.

Es por eso que las apostillas reivindicativas a favor de la libertad de expresión no tuvieran buena actualización. Porque tan rancio suena el franquismo como el antifranquismo visceral. El franquismo acabó hace más de cuarenta años

Y lo rancio es sinónimo de falta de frescura.

Festival de teatro clásico de Mérida 2019Tal vez muchos de los que asistimos nos preguntamos ¿a qué viene esto? ¿En qué siglo vive esta gente? ¿Cobrarse deudas tan viejas hoy? Y la gente entraba poco al trapo, se veía en escasez de aplausos cuando se reclamaban y silencios ominosos ante las arengas. Y es que la inclinación política nítida sonaba a otras pretensiones. Se salía del objetivo al no plantear la represión como algo superado, sino como problema de hoy, siendo inexistente.

Fue lo único que le sobró al montaje.

CONCLUSIÓN.

Una producción muy divertida, muy rica, con mucha fuerza, que enriquece el libreto y su música. Realizado con gran profesionalidad, con optimismo, con ganas.

Nos dedicamos a ser niños antes que críticos. Es lo mejor que le puede pasar a una obra, que te anule el sentido crítico y te invite a disfrutar sin pensar. Y en este montaje, lo consiguen de sobra.


IR A MI CANAL DE AUDIOLIBROS gratuitos

Aquí para comprar mi libro de cuentos en amazon (a 0,99)

Suscríbete a mis canales de Ivoox. Te lo podrás descargar todo gratis.

Canal de teatro de ivooxCanal de poemas de ivoox , Canal de filosofía y pensamiento de ivooxCanal de relatos terror y ciencia ficción de ivoox y ahora otros canales. El Cantar de Mío Cid, completo en audiolibro.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

BEN-HUR FESTIVAL DE MERIDA 2018, análisis de los recursos empleados en esta obra

LOS PELÓPIDAS, de Jorge Llopis (Festival Mérida)

 

 

No comments

leave a comment