a
a
HomeCríticaINTENSAMENTE AZULES, DE JUAN MAYORGA

INTENSAMENTE AZULES, DE JUAN MAYORGA

foto de Juan Mayorga y César Sarachu

Intensamente azules, de Juan Mayorga se representó en Mérida, Sala Trajano, el 30 de noviembre de 2018

¿Ha intentado alguna vez cortarse las uñas de la mano izquierda siendo diestro? O, dicho de otro modo. Tengo un compañero en el trabajo que se empeña en contarme chistes malos y larguísimos al oído. Mi intención es acabar los informes, pero cuando él acaba y se aburre, se acerca y me entretiene. Sumando minutos, como viene cada dos por tres, no los acabo y, por buenos que sean, -que no lo son-, no quieres oírlos.
¿Qué tiene esto que ver con Intensamente azules, de Juan Mayorga?

UN MONÓLOGO DEL ABSURDO

La propuesta de Juan Mayorga es una boutade al estilo de “Amanece, que no es poco” y ocurre que…

obra de teatro con César SarachuBueno, sí. En el fondo Intensamente azules, de Juan Mayorga, es una buena propuesta. Algo conocido en el teatro. Historias sin sentido que se enlazan unas a otras. Historias de un personaje absurdo que vive una vida absurda, al que le ocurren cosas absurdas e imposibles, para entretenimiento de un público deslumbrado, alucinado, que se lleva las manos a la cabeza, que no comprende nada. Ahí está la gracia. Eso es la propuesta. Escuchar aventuras de un realismo mágico, contadas con toda convicción por el monologuista. Un simple divertimento sin trasfondo y sin mayor objetivo que el simple afán de empatar, hacer sonreír. Pura estética.

QUE CADA UNO ENTIENDA LO QUE QUIERA

Mucho tiene que ver este texto con la poesía. En poesía, cada uno debe entender lo que desee ante la sugerencia del escritor. El texto de Intensamente azules, de Juan Mayorga no esconde nada, salvo aquello que nosotros queramos interpretar. Aunque, en la búsqueda intuitiva, orgánica que nosotros hacemos de cualquier texto que se nos ofrece, ya sea escrito o en teatro, hallamos cosas que quizás estén ahí o quizás no.

¿UN MENSAJE EN INTENSAMENTE AZULES, DE JUAN MAYORGA?

¿Pero existe realmente un mensaje en Intensamente azules, de Juan Mayorga? No lo sabemos. Porque si el autor nos dice “blanco y en ensopao” nunca acaba de revelarnos que sea la leche. Juan Mayorga nos habla de que el protagonista se ha colocado unas gafas azules graduadas para ver cosas que no veíamos antes. También nos habla de otros seres similares que también llevan gafas de nadar de otros colores, rojos o amarillos, con el mismo resultado. obra de teatro con César SarachuY entonces nosotros decimos: “pues nos querrán decir algo esto, ¿no? E intentamos deducir: A ver. Sumemos. Sumemos números. Número 1: Gafas azules podría ser algo político porque luego aparecen por ahí unas gafas rojas… Número 2: Gafas graduadas implica que ahora ves mejor y antes veías mal. O sea, que imagino que el protagonista ve cosas que antes no se podía haber gracias a unas gafas que se ha colocado y esto podría suponer una crítica respecto a que no vemos la realidad como es y que deberíamos verla de otra manera. ¿Una crítica social tal vez? ¿Y por qué gafas azules y no rojas?
Seguimos viendo la obra y seguimos intentando deducir esto o aquello y no cuadramos nada.¿Qué mensaje pudiera encerrar? Todo es sugerencia.

MÁS MENSAJES

Número 3: A ver, ahora resulta que además este personaje parece que entiende cosas cuando le libros. Es decir, que ahora es más inteligente, sabe lo que está viviendo. Pero lo que está viviendo eso Schopenhauer, que dice que la vida es sueño. Que la realidad no es real. Número 5: ¿Entiende con más claridad que la vida es relativa? Y hablando de real -número 6-, Ahora resulta que el personaje se va al Palacio Real porque al ponerse las gafas azules se convierte en famoso…
Amanece que no es poco. Cuando todo empezaba a tener sentido, empieza a perderlo por otro lado y ese es el juego. Sugerencia no revelada. Consiste en que nosotros intentemos sacar agua de un pozo que Intensamente azules, de Juan Mayorga, va excavando sin que encontremos nada finalmente.

BUCEAR EN LA REALIDAD DE SCHOPENHAUER

obra de teatro con César Sarachu

César Sarachu, el actor

Pero la capacidad de estos mensajes que no lo son, estas sugerencias que no llegan a ningún sitio, estas insinuaciones que no concluyen, nos va despertando nuestra inteligencia a medida que buscamos si es que no nos hemos aburrido ya. El peligro que corre la propuesta de Intensamente azules, de Juan Mayorga, es que la mandemos a tomar vientos al cuarto de hora y entonces no juguemos al juego al que el autor, por sorpresa, nos ha citado.
Pero si seguimos jugando, si hacemos ese pequeño esfuerzo que en estos tiempos nunca estamos dispuestos a hacer, seguiremos sumando números.

Enigma número 7 “gafas de nadar… gafas de nadar… o sea, el clásico tópico de “bucear en realidades más profundas”. Pero tampoco llegamos a ninguna conclusión.
A ver con Schopenhauer. Enigma número 8: la filosofía de Schopenhauer se nos da en pildoritas. ¿Encierra algo? Frases a veces difíciles de entender. Aunque monologuista realiza las pausas necesarias para que pensemos en la complicación de dicha frase. Pausas cómicas a veces pero que nos dan la opción de asumir la frase y razonarla.
Pero tampoco sacamos nada en claro. Seguimos en las mismas.
Nos hace pensar para nada. Porque es sólo monólogo absurdo y estético.

ASPECTOS FORMALES DE INTENSAMENTE AZULES, DE JUAN MAYORGA

EL DESARROLLO DE LA HISTORIA COMO CUENTA CUENTO.

Intensamente azules, de Juan Mayorga, por otro lado es un cuentacuentos dividido en varias fases. Lo que nos cuenta el protagonista César Saracu es la historia de cómo se puso por primera vez las gafas. De cómo fue al supermercado y cómo allí la gente le miraba con mas respeto. Como eso acabó convirtiéndole en famoso y respetado. ¿Tal vez una máscara dice el psicólogo al final?

Enigma número 9: ¿Si nos colocamos una máscara social adecuada, tal vez azul, políticamente azul, seremos más respetados? ¿Es un guiño a la moralidad conservadora? Sabemos que estamos viendo una obra de Juan Mayorga… Pero Juan Mayorga lo deja ahí, rehúye el teatro panfletario. Prefiere que seas tú quien lo aclaré.

foto del autor

EL AUTOR, Juan Mayorga

Y luego aparece el rey, sus visitas al palacio real. Vemos cómo el propio rey se deslumbra ante sus capacidades intelectuales del protagonista por conocer a Schopenhauer y entenderle. ¿Quiere esto algo decir? Seguimos en lo mismo.
Pero analizaba en este apartado el desarrollo de la historia como cuenta cuentos. Y en este sentido, el cuentacuentos se desarrolla en fases.

En fases muy bien estructuradas, con una pequeña historia cada cinco minutos. Una historia diferente dividiendo la escena tanto física como argumentalmente en partes: en casa con los niños, en el dormitorio con la mujer, en Palacio con el rey, en la piscina peleándose por unas gafas robadas… Es decir, Juan Mayorga sabe cómo contar una historia y que debe desarrollarse en tramos perfectamente diferenciados, unidos unos con otros pero diferentes entre sí para entretener. Y esto se consigue.

LA PANTOMIMA TEATRO COMO RECURSO

En un monólogo teatral, elementos de comunicación corporal, visual, auditiva, deben agilizarse para que la historia que se cuenta resulte atractiva visualmente, auditivamente, en su desarrollo. Hay muchos recursos y César Sarachu -en efecto, le han reconocido, el Bernardo de Cámera Cafe- en Intensamente azules, de Juan Mayorga, acude la pantomima. Acude el director. Y lo lleva a cabo a través de ideas ingeniosas y otras menos ingeniosas. Es la labor de dirección, del propio Juan Mallorca,

PANTOMIMA LEGIBLE

obra de teatro con César SarachuAsí, César Sarachu a veces ejercita una pantomima legible como puede ser la identificación de sus tres hijos con un balón de baloncesto, un bote de pintura graffiti y una cámara de vídeo. Tras presentarnos a los tres y contarnos una pequeña historia alrededor de esos objetos, esos tres elementos, a veces señalados, a veces tan solo indicados con un movimiento de mano botando el balón, agitando un bote o manejando una cámara, sin tenerlos en la mano, nos hablan de quién en un diálogo pantomímico.

La inteligencia teatral aquí anima y vivifica texto que como hemos dicho antes entra dentro de una propuesta estéticamente absurda.

PANTOMIMA NO LEGIBLE

Siguiendo la misma estela y filosofía del fondo de la obra, Intensamente azules, de Juan Mayorga usa la pantomima a veces de un modo no demasiado claro. A veces, César Sarachu manotea, señala, hace gestos que no son muy claros, tal vez intencionadamente no nítidos para que sea el espectador el que trabaje y el que investigue, indague, se pregunten qué narices está haciendo. Al final, todo se aclara uniendo gestos y alternándose gestos no legibles con legibles. Y es así como también el desarrollo físico de la interpretación cuadra y coincide con un todo de la propuesta, de sugerencia, de dejar las cosas a medias e intentar que el espectador colabore durante la espectación.

 

CONCLUSIÓN

Intensamente azules, de Juan Mayorga es una propuesta que si aceptamos nos gustará pero si no aceptamos y no entendemos como tal, nos aburrirá. De hecho, no llegó al público de la Sala Trajado el pasado día 30 de noviembre. Si atendemos a los aplausos, no entusiasmo.
Porque incluso entendiendo el estilo y en la propuesta, no entusiasma. Menos al gran público. Tampoco al minoritario, precisamente porque por lo que decía al principio y ahora lo aclaro.
obra de teatro con César SarachuEn esta vida irreal -como decía Schopenhauer-, (pero que es la única que tenemos y nos da de comer, tenemos tantas tareas, tanto trabajo, tantas cosas interesantes que leer, tantas obras de teatro con mensaje que nos llenen y nos aporten algo, que perder nuestro tiempo en una propuesta sin mensaje, sin objetivo, que simplemente es estética por la estética, nos hace perder el tiempo. Es como ese compañero de trabajo al que me refería antes, que te hace perder el tiempo con chistes discutibles. Escenas alucinógenas que al final nos dejan vacío. Y si el mensaje es el imaginado, tampoco es sustancioso.
Y aceptar esta propuesta estética es cómo cortarse las uñas de la mano derecha siendo diestro. Debemos manejar la izquierda sin habilidad, sabemos que culturalmente no debemos dejarnos las uñas largas en esa mano y acceder a este tipo de productos inteligentes e ingeniosas y disfrutar de ellos, pero por otro lado, habiendo tanto producto en el mercado como hay, igual de interesantes, esta, no por difíciles, sino porque su aporte es más rudimentario, solo estético, nos resulta difícil de admirar.

Mi canal de youtube con audiolibros gratis:

IR A MI CANAL DE AUDIOLIBROS gratuitos

Aquí para comprar mi libro de cuentos en amazon (a 0,99)

CRÍTICA DE OTRAS OBRAS

Vivos libres o muertos libres

CHIMPON, (panfelto post mortem) de Juan Margallo y Petra Martinez

previous article
next article
No comments

leave a comment