a
a
HomeEnsayo– esfuerzo- HUIR DE LO NEGATIVO

– esfuerzo- HUIR DE LO NEGATIVO

icono de dos boxeadores, el rojo pone el pie sobre el azul, derribado

Siempre, tiempos de libertad significan tiempos de hedonismo, de disfrutar sin medida.

Cierto que hay que huir de lo negativo, pero un exagerado empeño en esto delata ciertas magulladuras del alma. Porque quien se ciega con esta máxima acusa debilidad. En tiempos de paro, esforzarse pierde su sentido. El viejo axioma “no tienes trabajo porque no te esfuerzas” se invierte con un paro juvenil del 50% y por ello hemos varado en esta playa podrida donde la diversión tapa llagas.

¿Querer es poder? Falso ¡Poder es querer! Se quiere porque se pueden conseguir cosas.

Si “no se puede”, es difícil ilusionarse. Si “PODEMOS”, nos esforzaremos. (Por eso ilusiona PODEMOS y por eso decepcionará) Por eso nos mueve sólo el placer sin esfuerzo que se busca y se practica con rabia contestataria. ¿Cuál es el modelo que compense ningún esfuerzo?

Dibujo de tres iconos humanos naranjas, subidos a tres cajas de la misma altura, pero al ser de distinta altura los iconos, al final los muñecos no se igualan. Cosa que no ocurre con los tres iconos humanos azules que alcanzan la misma altura por tener debajo cajas de distinto tamaño. Sobre el dibujo, los letreros igualdad (sobre muñecos naranjas) y equidad (sobre muñecos azules)Millones de obras de arte son arrojadas a diario al basurero de Internet. ¿Cómo hablar de calidad en este barullo sin posibilidad de reconocimiento ni proyección? ¿Cómo leer libros o admirar el arte? Demasiados creadores se atropellan unos a otros. Todo vale porque nada vale, y al revés. En el siglo de lo efímero, se promocionan cada minuto miles de partos que mueren según nacen, son flor de un día. ¿Y para qué me voy a descornar en el maremagnum de teorías estéticas, si al final va a disolverse todo en el barullo ruidoso de los post que saltan a diario? Es mejor sacar como churros cincuenta mil mierdas creadas al tuntún, sin criterio ni valor. Porque no importa la calidad, ¿quién puede juzgarlo?, ¿quién puede alcanzarla? Lo importante es ponerse delante, buscar corifeos, ser el primero, ganar. Y que me divierta. El arte sólo proporciona soberbia, vanagloria y diversión, ni calidad ni espiritualidad. Lo más vistoso, la baratija más brillante.

El esfuerzo no tiene valor sin baremo ni criterios, cuando todo es cuestionable, cuando no hay resultados.
Artículo relacionado: Juventud y trabajo
El esfuerzo funcional
Toro o fama

Publicado en prensa de papel (La Voz del Tajo- Talavera de la Reina) el 17 DE MARZO de 2015)

No comments

leave a comment