a
a
InicioEnsayo-dolor- Pensar y hacer

-dolor- Pensar y hacer

niño de espaldas con sombra de monstruo, dibujo para un artículo del blog literario lluvia en el mar

No es importante lo que pienses, sino lo que hagas.
No siga. Interrumpa aquí la lectura y considere esta frase
Usted habrá traducido: “No importa lo que dices o piensas, lo que importa es lo que haces por los demás”. Probablemente usted considere que la frase contiene una carga moral, pero en realidad dice otra cosa.

Monstruo en el psicólogo, dibujo, caricatura, para un artículo del blog literario lluvia en el mar
Desde siempre, el pensamiento burgués nos alienta a cumplir con deberes.

Por sus hechos les conoceréis, predican los evangelios y en el XVIII ese deber religioso pasó a deber racional, ético, moral, social. Desde ahí hasta el socialismo y el comunismo, lo importante es el bien común, no el individuo. Es una frase que aparece en “Un monstruo viene a verme”. Pero la película en realidad es un homenaje a la psicología cognitiva, que procede de Epicteto. El monstruo es una alegoría del psicólogo que cura a un niño de su dolor por la pérdida de su madre. Incluso le anima a romper con la moral (rompe cosas si lo necesitas). Esta filosofía o psicología dice que hay que cambiar nuestra forma de pensar y centrarse en los actos, en ser. Pero ¿qué actos?

Se trata de “actuar” para librarnos del dolor, de dogmas sociales. No sentir amor por una madre no es inmoral, si te cura el dolor por perderla. En los cuentos del monstruo hay contradicciones parecidas. Cada cuento aporta una moral ambigua porque relativizando los dogmas de buenos y malos, se restan argumentos a la virtud tradicional prosocial mediante la cual te obligan a hacer según esa virtud general quiere. He venido a salvarte a ti, dice el monstruo.

El psicólogo refuerza al individuo frente al grupo. El monstruo de esta película es una alegoría de los monstruos interiores de los niños, a modo de desplazamiento calificativo. Además, piense que es un tópico aquello de los monstruos infantiles. La escena del barranco es una liberación de ataduras. Y el niño se libera de una abuela impositiva, de unos niños maltratadores, y “suelta” a su madre.
Porque no importa lo que pienses sobre tus miedos… a desobedecer lo establecido. ¡Actúa con tu propio criterio! El deber sólo lo tienes para contigo.

Publicado en prensa de papel (La Voz del Tajo- Talavera de la Reina) el 18 de octubre de 2016)

 

(cuidado, cuando te suscribas debes confirmar después en tu correo. Si no, no te llegarán los avisos de nuevos artículos -newsletters-) Visita mi canal de YouTube de audiolibros gratis. Moisés de las Heras Fernández

Este blog es propiedad de Moisés de las Heras Fernández y todo su contenido se publica bajo licencia de Creative Commons logo de licencia Creative Commonds

!Comparte¡

Sin comentarios

Escribe un comentario