a
a
HomeEnsayoCABEZA DE RATON

Vivimos en la mediocridad, nos engañamos con mediocridad. Juan ha ganado un premio de mierda en un pueblo de mierda frente a unos contrincantes de mierda, pero le da igual, ahí está el premio, el caramelo, la golosina, el diplomilla chungo, la estatuilla barata, la chorrada extraña. Hay una entrega de premios, una subida al escenario, un saludo del alcalde, un estrechar de manos, una parafernalia de mesas alargadas donde se exhiben baratijas que se van a repartir. Nombres suenan, nominados suben, tu nombre se oye por altavoces, lo proclama un señor con corbata que parece el farmacéutico de la esquina, el chupatintas más orondo en un pueblo chiquitito en un certamen de nada. Da igual que hayas ganado a la vecina del quinto o que el rival sean chavalitos de ESO. Da igual que se hayan presentado diez tan solo. Nos importa el chirifuto, que resuene nuestro nombre. Somos tan pequeños, estamos tan frustrados que necesitamos saber que somos alguien, aunque lo hayamos sacado con la gorra, no con nuestro esfuerzo, sino con nuestras cualidades naturales. Nos deslumbra la grandeza de esa mentira, queremos vivirla, paladearla. Nos da igual si hemos concursado solos, si el resto eran mindundis aficionadillos, si pagan cuatro duros y no han acudido los importantes o que el jurado sea un zoquete. Sí, puede que el jurado no esté cualificado o haya premiado un cuento inferior porque hablaba del maltrato doméstico o de una dictadura políticamente correcta, y tu cuento no usó esa bajeza barata para ganar. ¿Por qué hemos de pensar que esos idiotas saben de literatura, teatro o mierdas, si sólo se dejan guiar por la ideología bienpensante? Si nos premian, saben. Si no nos premian, son idiotas. Eso decimos. Y despreciamos el tercer puesto en concursos realmente buenos, porque no hay subida a hombros y vuelta al ruedo, aunque sean estimables colas de león. Porque como cola de león no coges papelajo y en el pueblo de mierda sí.
ARTÍCULO RELACIONADO:

Actor, oficio de vanidad

Deslumbrarse en la cara

Publicado en prensa de papel (La Voz del Tajo- Talavera de la Reina) el 31 DE MARZO de 2015)

previous article
next article
No comments

leave a comment