a
a
HomeCríticaCineBLANCANIEVES Y LA LEYENDA DEL CAZADOR

BLANCANIEVES Y LA LEYENDA DEL CAZADOR

Cartel de la pelicula blancanieves y la leyenda del cazador

Uno se cansa de tanta versión digital. Ahora le ha dado a todo el mundo por hacer versiones de cuentos clásicos con efectos. No debe ser difícil metiéndole pasta. Cambian un poco la historia y todo lo demás son duendes, brujas, bichos gigantes o enanos, ejércitos medievales…. en fin

Con motivo del estreno de la segunda parte titulada El Cazador y la reina del hielo, donde repite Theron, vamos a repasar esta primera

ESTRUCTURA

En esta peli tenemos un eje central, que consiste en la lucha entre madrastra y Blancanieves. Es una lucha de poderes mágicos y de fuerzas tanto militares (soldados mediaevales de las sombras y eso) como del bosque, (animalillos, duendes y magia).

También hay otro eje central paralelo, o subtrama principal, como prefieran. Es, el trío amoroso formado por el cazador, el príncipe azul y la Blanquita esta.
EL ENIGMA

Hacer un argumento interesante, con algo por descubrir, un enigma que intrigue, una evolución de personajes, un conflicto, algo que cause sorpresa, una vuelta de tuerca es fundamental.
Aquí no hay sorpresas en la trama de la lucha entre Blanquita y la madrastra. Se desarrolla a base de elementos mágicos. Y los elementos mágicos tienen un peligro, no justificarlos con suficiencia. “Ahora me convierto en otro, ahora soy invisible, ahora me esfumo y vuelo, ahora soy adivina…” si por cada problemón en que me meto me saco de la manga un poder que me viene bien, doy respuesta fáciles a los conflictos y eso no va a interesar al espectador, porque no hay mimbres de lógica y relación. Y la lucha entre “Blanca” y madrastra se desarrolla en estos torpes términos. Visuales, todo lo que quieras, preciosos, pero argumentalmente muy flojos.
Sabemos, de antemano, que ganará Blanquita y eso nos hace perder interés por la lucha.

Respecto a la otra trama principal o subtrama importante, el romance, no ofrece mayor inquietud. Aparte de que cambian la historia y el cazador es un galán que le quita la novia al príncipe, no hay mayores misterios. Y es que nos da igual quién se lleve a la chica. Sabemos, desde el principio, que el cazador que es el bueno, y que no la conseguirá, o quedaran en tablas, o… vamos, que nos la refanfindla, porque no le vemos la cara al guión de trabajarse la idea. El guión sirve como excusa para los efectos y ya está .

LAS SUBTRAMAS

La participación de los enanitos, la ayuda de los pájaros, aventuras en el bosque oscuro, suman aventuras para construir el eje central. Es el típico eje central construido con aventuras que avanzan. Es suma de subtramas, como en el quijote o en Tom Sawyer, un estilo, pero vamos, aquí no les llega ni a la suela. Sabemos quién gana en la lucha entre las dos mujeres. Cuando ocurre, nos da igual. Cómo gane, también nos da igual. No se consigue que interese. En compensación, las sutramas podrían interesar, pero no. Cada una de ellas tiene su pequeño interés como juguete y visual pero como argumento no. Son descriptivas más que narrativas, con lo cual deslumbran los ojos, ya está

LOS EFECTOS DIGITALES.

Eso sí, los efectos, muy curiosos, creados por decoradores y escenógrafos. La única virtud de la película son los efectos. Bueno, los efectos, los actores y el maquillaje.
ACTORES Y PERSONAJES

Blanca es una choni que mola como tía, nada de belleza clásica de princesa. Había que convertirla en activa y guerrillera y la han dibujado como una moza poco decorativa. En esto se acierta.

La mala madrastra es Theron. Charlize Theron, que ya va cumpliendo sus añitos, demostró en su día que es una buena actriz en Monster, y aquí hace otro buen papel, alejada de la chica Martini que conocimos. Gran mérito, sin duda, haber salido del encasillamiento. Y resuelve con solvencia su papel. No hace tan aburrida la cosa verla, tanto por ella como por ver cómo actúa.

El Duque (el príncipe azul) es un creído, un ser sin personalidad que aparece poco y del que sólo vemos su aspecto distanciado y sin carisma. No se hace agradable al espectador. Se pretende eso, para que el mierdecilla del cazador tenga alguna opción. Una chance, como se dice ahora. Pero nada.

Mientras, el cazador, que se supone es el auténtico enamorao, sin embargo, le vemos como un mindundi acomplejado, puesto que conoce su posición de ciudadano del Tercer Estado, el pobre, que no puede aspirar al amor de una princesa.
Así, los personajes quedan bien diferenciados. Lástima que no se hayan empleado para trama más sustanciosa.

EL MUNDO MÁGICO.

Diremos, para ser justos, que sí hay algo interesante. Hay una idea, que no se desarrolla demasiado en matices pero que se sostiene durante toda la peli. Es la idea de que Blancanieves está llamada a ser la liberadora del pueblo, la que traerá la paz y la justicia, la que derrotara a la madrastra, la futura reina justa. Es una idea de fondo que sostiene ambos ejes, el principal, de la madestra y Blancanieves, como el trío amoroso, y las unifica. A su vez, constituye el trasfondo mágico de la película. Es un lugar común de las novelas góticas para jóvenes, historias medievales donde se espera un gobernante o reina para derrotar a una tiranía… Estás reinas o reyes liberadores suelen venir acompañadas por animales maravillosos, poderes sobrenaturales etcétera y aquí hay renos que se inclinan, pájaros que enseñan el camino, duendes diminutos y voladores que ayudan… la bruja maléfica que desea el corazón de la princesa, (el amuleto) para conservar la eterna juventud, el secuestro de doncellas del pueblo para alimentar los poderes de la bruja, enanos…. todo eso son tópicos conocidos que se desarrollan con fluidez y causan el interés del espectador. Pero ya digo que los dos ejes fallan, no interesan. Con una trama principal, más interesante, la película hubiera quedado bien. Lastima.

CONCLUSION.

Por lo demás, una película más, innecesaria, que innecesariamente transforma, una vez más, un cuento clásico. Los cuentos clásicos no dan para mucho, salvo lo que hizo Disney en su día en dibujos. Cualquier otra pretensión, sobre todo cambiando argumentos más que adaptando, supone un riesgo demasiado gordo para que salga bien. Y sobre todo, si dicho guión carece de fuerza en su técnica narrativa y sólo es una excusa para sacar monos y efectos.

Pero va. En consideración a que los guionistas se divierten metiéndole caña la fantasía, y por los enanitos que son muy majos, se le puede dar un 5 o 5:30
Pero nada más.

No comments

leave a comment