a
a
HomeCríticaCineAlicia en el país de las Maravillas /a través del espejo

Alicia en el país de las Maravillas /a través del espejo

Tres imagenes de alicia, de Lewis Carrol. La peli de dibujos de Disney, la de Tim Burton y la del libro

Cuando uno lee Alicia en el país de las maravillas, se ve engatusado con esas imágenes puestas negro sobre blanco. Además, uno se da cuenta del acierto de Disney al trasponer el libro a imágenes. La película de 1951 es una demostración de cómo se puede trasladar casi frase por frase de un sistema narrativo a otro. Cierto que la narración lo permitía.
Sin embargo, al leer Alicia tras el espejo, donde ya no tenemos el referente cinematografico de dibus, (salvo alguna cosilla que mezcló Disney, como diré) nos damos cuenta de la trampa. De la trampa del autor.

VALORACIÓN DEL LIBRO

Lewis Caroll ha ealiciatraselespejo1blogliterariolluviaenelmarncontrado una fórmula para escribir no dos libros, sino veinte si quiere de esta muchacha fumada (con perdón) que habla con mosquitos, con relojes, con fichas de ajedrez… ella misma se convierte en ficha y es víctima de lo primero que al autor se le ocurre. La fórmula consiste en meterse en una enorme sala de juguetes y usar el recurso de la personificación hasta el extremo. Es una buena idea y Carroll así juega con un surrealismo divertido y poderoso, y ahí está el mérito de la gran idea de Carroll.

Hay quien ha visto un sentido oculto, tal vez psicoanalítico, en eso. Se conoce la relación de Carroll con Alice Liddell aunque siempre es más fácil creer en lo escabroso que en una explicación menos escandalosa. Se dice que hay guiños y elementos sexuales ocultos (aquello de las almejas y la morsa…)
Más allá de estas observaciones extraliterarias, el juego de Carroll entretiene en el primer libro.

Pero Lewis Carroll no compone una novela propiamente dicha. Y es que la falta de objetivos del viaje de Alicia, ya sea por el agujero o a través del espejo, tiene la finalidad única de deslumbrAlicialiddelllewiscarrollblogliterariolluviaenelmarar la vista o la imaginación de los pequeños. Ninguna de las dos creaciones de Carroll tienen un EJE CENTRAL, AYUDANTES, MISIÓN INTERIOR, EXTERIOR, nada que lo caracterice como novela salvo la única misión de salir del sueño y otras en las SUBTRAMAS surralistas propuestas por los personajes que se va encontrando.

ALICIA TRAS EL ESPEJO, EL LIBRO

En esta segunda parte, seguimos encontrando más aventuras. El problema es que esta idea da para un solo libro acaso.
Algunas escenas de la peli de dibujos las tomó Disney de esta segunda parte, ya digo, Tweedledum y Tweedledee y la morsa y el carpintero. Son relatos de Alicia tras el espejo y no de Alicia en el País de las Maravillas. Consciente Disney de que haría una sola, porque hacer dos por aquel entonces no tenía mucho sentido y no estaba de moda, mezcló.

Alicia en el País de las Maravillas en conclusión es una sucesión de cuentos, de aventuras similares, imaginería variada. Sorprende, entusiasma incluso, pero hubiera bastado con ese para concluir la aventura literaria de Caroll.

LAS PELÍCULAS DE TIM BURTONaliciaenelpaisdelasmaravillas3blogliterariolluviaenelmar.

Otra cuestión son las películas de Burton. Tim Burton, que en otras obras acierta, tiene un estilo grotesco peligroso porque puede caer en el mayor de los desastres jugando con sus elementos surrealistas y extravagantes, a la medida de Caroll. Burton, probablemente atraído por su alma gemela literaria, construye una obra personal basándose en la historia de Alicia pero traicionándola. Más bien diríamos que toma su esencia, su acierto inicial y quiere hacer una creación propia.

Empieza a soltar imágenes sobre la pantalla que no van a ningún sitio pero si con Carroll, uno se siente atraído por la novedad del juego, a Burton no se le consiente que quiera inventarse un eje central. Es aquí donde Tim Burton se equivoca. Alicia tiene que hacerse como Carroll, como se hizo en dibujos, como una sucesión de acontecimientos. Si le quieres dar un cuerpo, un objetivo, un eje, algo que laliciatraselespejo3blogliterariolluviaenelmaros una y encima cambiar la historia, aparte de no aportar nada, prometes algo que no cumplirás.
Recuerdo esto vagamente así que no insistiré en la mala impresión que me llevé con la primera de Burton, porque la tengo lejos en la memoria. Recuerdo agradablemente la primera novela y recuerdo que la segunda novela no me aportó gran cosa, antes bien la considero inferior en ingenio. Y por supuesto, no me animo para nada a ver “Alicia a través del espejo”, porque si Lewis Carroll no acertó con el espejo y Burton la pició con las maravillas, no quiero pensar qué habrá hecho Tim con el segundo bluf cinematográfico.

No comments

leave a comment