a
a
HomeEnsayo21% EN CULTURA
Gordo viendo la tele, con mando en la mano y cara de tonto

Vengo topándome en los últimos días con una serie de contradicciones curiosas respecto a la cultura.
Vas al teatro y se agotan las entradas cuando hay famoso dentro, (de la tele, claro) pero cuando no, apenas acuden diez o veinte personas aunque sea barato. No es un problema de dinero, porque esos diez euros te lo gastas en media hora de copas.
¿Y a veinte, sería caro? ¿Serían caras las copas? Todo depende. Y otra cosa, ¿a usted no le parece que a esos artistas que tienen los billetes en Panamá… o en Andorra, habría que subirles el 21%, o el 50? Porque son ellos los que se quejan. ¿Y usted? ¿Ha notado la subida cultural? Libros, claro, ya… y me lo dice el de las descargas ilegales… ¿Y cuántas veces ha acudido usted a la biblioteca? Las salas de conciertos y exposiciones de las cajas de ahorro están vacías, van cuatro. La cultura casi siempre ha sido gratis.

Cierto que 21% parece mucho cuando se trata de cultura, pero uno se pregunta en qué perjudica esta subida y a quién.

Porque si dices “cultura”, la gente entiende otra cosa: es el aniversario de Cervantes. ¿A alguien se le ha ocurrido visitar a Velázquez? No, claro, tocaba Cervantes. Pero cuando hace año y medio en las televisiones machacaban con Velázquez, no cabía un alfiler. Convencido estoy de que hoy el Prado está vacío.
Cuando hace un año murió García Márquez, se agotaron los ejemplares de “Cien años de soledad”. Me pregunto cuántos García Márquez se habrán vendido este abril.
Nos movemos por impulsos de publicidad. Esa supuesta “cultura” es un aprisco dónde nos llevan. Y nos olvidamos pronto de cualquier artista. Nos ocurre en política, en cultura, en todo. Tenemos lo que nos merecemos en todo. Por eso me pregunto si realmente no será ejemplar el castigo del 21% ¡Por gilipollas! Porque cultura es realizar el esfuerzo de aprender algo que no conocíamos. ¿Eso que exigimos a nuestros hijos en edad escolar? ¡¡Eso!! Pero cuando se trata de nosotros, siempre decimos lo mismo: de risa, que penas ya sufrimos. Excusas para no esforzarse. Y en cuanto nos cuesta un mínimo, nos vamos al bar.

Publicado en prensa de papel (La Voz del Tajo- Talavera de la Reina) el 3 de mayo de 2016)

Post Tags
No comments

leave a comment