a
a

Nada se pierde por declarar intenciones que sabemos imposibles. Y nada se pierde por soñar, por razonar ideas impracticables que

Déjame en paz, que no me quiero salvar, que en el infierno no se está mal. Hermosa letra de Víctor

Juguemos fuerte. Hitler. Trasládese usted a 1920 e imagínese director de un periódico en Alemania que recibe un artículo de

¿Quiere una madre que un niño se independice? En cierto sentido, no. Sabe que le conviene, pero es que los